5 ciudades del norte de Marruecos que tienes que conocer

El norte de Marruecos, un lugar tan cercano y, a la vez, tan lejano, es un lugar aún por descubrir para los viajeros españoles. No obstante, si te gustan los paisajes autóctonos, conocer a las gentes de los lugares a los que viajas y sumergirte en su cultura, el norte de Marruecos es tu lugar

Desde algunos puntos del sur de España, como Tarifa o Cádiz, se adivina a ver en los días claros la costa norte de Marruecos, sobre todo la que está más cercana a Tánger, la ciudad que funciona como centro neurálgico de las conexiones entre España y Marruecos. No obstante, hay vida más allá de Tánger, aunque también merece la pena visitarla.

Top 5 ciudades al norte de Marruecos

1.- Tánger

tanger

Este emplazamiento es la principal puerta de entrada de turistas en el país, sobre todo gracias a la desenfrenada actividad que tiene su puerto marítimo. En Tánger podrás encontrar entre sus calles las historias de los mitos y leyendas que la pueblan. Visita obligada es la medina o ciudad antigua de Tánger, un conjunto amurallado de infinidad de callejuelas repletas de bazares y de tiendas de productos locales.

Si quieres tomar el pulso de la ciudad y sus gentes, lo mejor es visitar el Gran Zoco, una plaza que ha sido remodelada recientemente y en el que los habitantes de Tánger quedan para relacionarse socialmente. También puedes visitar el mercado de babuchas, la Iglesia Anglicana de St. Andrew o la Iglesia católica de la Purísima Concepción.

2.- Asilah

Asilah

A unos 60 kilómetros al sur de Tánger y 110 de Ceuta, se encuentra Asilah, una pequeña ciudad costera que está bañada por las aguas del Atlántico. Entre sus antiguas murallas se esconde una ciudad efervescente, sobre todo en verano, cuando se dan lugar numerosos festivales internacionales de música.

Del mismo modo, los jueves, al caer el sol, se monta en su plaza un interesante mercado con productos locales y típicos de Marruecos. Para ver, merece la pena perderse por su medina, visitar sus murallas o subir hasta el Torreón Caraquia, desde se puede vislumbrar una preciosa vista de la ciudad y el océano Atlántico.

3.- Tetuán

medinadetetouan1

Siguiendo la ruta hacia el Este del país, y habiendo superado Ceuta, nos encontramos con Tetuán, una ciudad muy poco explotada turísticamente pero que, sin embargo, su casco antiguo está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si quieres visitar su medina, lo más recomendable es contratar a un guía local para que te la enseñe si no quieres perderte. En la ciudad destaca sobre todo las increíbles casas de los aristócratas árabes que son descendientes de los expulsados de «Al-Andalus» en la Reconquista de España.

Tetuán está además íntimamente unida con España. Por ejemplo, la plaza de Hassan II fue rehabilitada para la visita del rey D. Juan Carlos I en los años 80, donde ahora se encuentra el Palacio Real. Dentro de Barrio Judío aún hoy se puede visitar la antigua casa de Franco.

4.- Chaouen / Chefchaouen

norte de Marruecos Chaouen

Una de las ciudades más bonitas de Marruecos sin lugar a dudas. Está un poco más en el interior que las dos anteriores, pero merece la pena desviarse para ver sus preciosas casas de color blanco y azul que le dan un toque característico y único que no tienen el resto de ciudades marroquíes.

Sus gentes pintan las fachadas e incluso las calles con el objetivo de «purificar, higienizar, aportar frescor y ahuyentar a los insectos», y lo hacen prácticamente en cada cambio de estación. Además, Chaouen fue durante muchos siglos considerada una ciudad sagrada, lo que sin duda ha ayudado a que siga manteniendo su aire medieval y la arquitectura moderna no lo haya invadido todo.

5.- Saidia

norte de Marruecos Saidia_001

La perla azul de Marruecos. Sí, porque Marruecos no es solo ciudades antiguas y desierto, no. Marruecos también tiene su particular resort de playa en Saidia, prácticamente en la frontera con Argelia. Esta ciudad nueva, de apenas 500 años, ha tenido un gran crecimiento desde los años 70, cuando multitud de turistas han determinado que era su lugar de vacaciones.

Y no es para menos. Más de 18 kilómetros de playas de fina arena bañadas por las aguas más tranquilas del Mar Mediterráneo son la principal virtud de esta ciudad del norte de Marruecos.