5 lugares donde las brujas hacían sus aquelarres en España

Cuentan las leyendas que las brujas y la naturaleza estaban íntimamente ligadas. Lugares de encanto donde hacían sus pócimas y sus contactos con el más allá, con el diablo y las fuerzas oscuras. Estos son algunos de aquellos lugares.

Siempre basándonos en las leyendas que corren por los lugares, las brujas solían hacer sus encantamientos y sus rituales en lugares vinculados con la naturaleza. Las cuevas,  los altos de las montañas o la profundidad del bosque eran tan solo algunos de sus sitios preferidos.

¿Dónde hacían las brujas sus aquelarres?

1.- Islas Canarias

GUIMAR

Si hablamos de naturaleza hay que hablar de las Islas Canarias, está claro. Entre sus impresionantes paisajes vegetales destacan unos lugares, llamados Los Bailaderos, donde se cree que las brujas hacían sus aquelarres.

Según cuenta la leyenda, las brujas hacían sus fiestas en torno a una hoguera, danzando y cantando y que, al terminar, bajaban a la playa a bañarse desnudas. Existen varios bailaderos, como el Bailadero de Las Brujas (Las Crucitas), el de El Escobonal (Güímar) o el Bailadero de Garafía (La Palma) pero sin duda el más conocido es el Bailadero de Anaga, dentro del Parque Natural de Anaga, en la isla de Tenerife.

2.- Dolmen de Tella (Huesca)

TELLO

Una de las pistas principales a las que hacer caso para saber si en un sitio ha habido brujas o no es mirar si en el pueblo más cercano estaban preparados para protegerse de ellas. Este es el caso de Tella-Sin, en Huesca.

Por las calles del pueblo se pueden encontrar amuletos y todo tipo de elementos que sus habitantes hacían para defenderse de las brujas que, según cuenta la leyenda, bajaban desde este Dolmen megalítico que aún se puede disfrutar dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

3.- Dolmen de Menga (Málaga)

Menga

Esta construcción neolítica construida hace aproximadamente 6.000 años fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO concretamente, el 15 de julio de 2016. Se cree que entre sus paredes de piedra vivieron multitud de brujas y druidas que eran el terror del municipio de Antequera, en Málaga.

Cuentan los historiadores que en un primer momento el objetivo principal de esta construcción era servir como un gran sepulcro donde, dentro, se realizaban inhumaciones colectivas.

4.- Zugarramurdi (Navarra)

ZUGARRAMURDI

Uno de los lugares más míticos de la brujería española y que puso en el mapa Álex de la Iglesia con su película “Las Brujas de Zugarramurdi”. Sobre estas brujas navarras se han escrito ríos de tinta, ya que fue uno de los procesos más negros del periodo de la Inquisición en España, llegando a ser quemadas ante el escarnio público de más de 30.000 personas.

Pero lo cierto es que las Cuevas de Zugarramurdi son un espectacular complejo cárstico que ha sido creada por la erosión del río que, aún hoy, baja con fuerza por su interior y cuyo nombre es, ni más ni menos que “La regata del infierno”.

5.- Ochagavía (Navarra)

brujas OCAHNGAVIA

Otro de los municipios afectados por las brujas y que está dentro de la Ruta de las Brujería que fomenta la Diputación Foral de Navarra es Ochagavía. Según cuenta la leyenda, donde hoy en día se erige la ermita de Muskilda, a mediados del S.XVI, en 1539, el alcalde la localidad fue acusado de reunirse en ese lugar con las brujas de Ochagavía, Jaurrieta y otros pueblos cercanos.

Fuera cierta o no esa leyenda, lo cierto es que hoy en día Ochagavía es un precioso pueblo navarro que merece la pena visitar para degustar su excelsa gastronomía del norte de España y hacer, por qué no, alguna de las actividades que proponen: desde senderismo por las sendas naturales hasta actividades acuáticas en el río Zatoya.

Artículos relacionados