6 consejos que te ayudarán a no perder la maleta en el aeropuerto

Ocurre… Perder la maleta está a la orden del día. Llegas a tu destino dispuesto a pasar esas maravillosas vacaciones que tanto tiempo llevas preparando y te quedas petrificado delante de la cinta del aeropuerto al ver que todos recogen su equipaje y que tu querida maleta sigue sin salir. Piensas «esto no puede estar pasando». Reclamas, pero pasarás unas horas (si tienes suerte, sino unos días), sin tus pertenencias. Para evitar comenzar las vacaciones con el pie izquierdo, te traemos algunas soluciones, unas más ingeniosas que otras, para intentar mitigar en la medida de lo posible el trastorno. Atento:

perder la maleta

Consejos para no perder la maleta

1.- Divide la ropa

Si viajas con una persona que te acompañe, lo mejor que puedes hacer es dividir la ropa entre las dos maletas que llevéis. Así, si pierden una, siempre habrá un «kit de emergencia» en la otra, de tal manera que aunque tarden unos días en devolvértela, no supondrá un trauma ni tendrás que ir a comprarte lo primero que encuentres.

2.- Escribe tu destino en el interior

¿Cuántas veces has visto en la televisión la típica escena de dos maletas iguales, con diferentes dueños, que se llevan la que no es? Esto también puede pasar en la vida real, que alguien se lleve tu maleta por error (vamos a pensar que es por error).

Para ello, mete un folio con la dirección del destino adonde te dirijas: un hotel, un camping, la casa de un familiar… De este modo siempre te podrán enviar la maleta a ese lugar. Recuerda que, en un viaje con varios destinos, debes cambiarlo en todos.

3.- Identifica bien la maleta

perder la maleta

Parece una tontería, pero no lo es. Hoy en día todas las aerolíneas disponen en el mostrador de facturación de unas etiquetas gratuitas para identificar correctamente la maleta por fuera con tus datos personales. Los que tú quieras poner, claro. Te recomendamos, al menos, un teléfono de contacto que esté operativo en el lugar donde vayas a estar. Para ello, mucho ojo con el roaming de tu compañía telefónica.

4.- Introduce un sistema de GPS

Sí, esta opción es un poco friki, y quizás no sea la más barata, pero a buen seguro que es la más efectiva. Existen en el mercado pequeños sistemas de localización por GPS que, incrustándolos en cualquier lugar de la maleta, podrás saber, en todo momento, donde se encuentra. La localización te llegará a través de una aplicación para tu móvil que te habrás tenido que bajar antes, pero el resultado es óptimo.

5.- Evita las excentricidades

perder la maleta

Dicen que el mejor lugar para guardar lo más valioso en casa es dentro de un pañal que parezca usado. Con las maletas pasa lo mismo: si llevas una maleta de última generación, de los colores más llamativos que existan y que, en definitiva, llame la atención, lo más probable es que alguien se sienta atraído por ella y decida adjudicársela.

Tampoco estamos animando a volver a las maletas de cuero de los años 60/70, en cuyo caso igual se la quieren quedar por ser una reliquia. Fuera de bromas, cuanto más normal, mejor. Ídem con los candados: a mayor calidad y tamaño del candado se supone que de mayor valor es lo que llevas dentro.

6.- Quita los restos de otros viajes

Suele pasar que cuando coges una maleta del trastero de casa, esta aún tiene las etiquetas que te ponen en el mostrador de facturación con los códigos de la aerolínea y el destino al que iba dirigida la maleta. Para evitar que tu maleta acabe en uno de estos destinos antiguos, lo mejor será que hagas una limpieza de pegatinas, etiquetas y demás identificativos de otros viajes que hayas realizado.

Eso es todo, ¡felices vacaciones!