Abre Inn at The Presidio, un penal militar de San Francisco convertido en hotel

Abre Inn at The presidio penal militar San Francisco convertido hotel

Una de las modas a la hora de idear hoteles originales es aprovechar antiguos edificios cuya actividad principal ha ido cayendo en desuso. Y, sin duda, pocos hay más insólitos que los que aprovechan viejas cárceles y prisiones. En algunos casos incluso se rehabilitan ofreciendo la experiencia de vivir una estancia como si de un preso más se tratara.

No es el caso del Inn at the Presidio, un establecimiento que la cadena Waterford Hotels and Inns abrió a principios de este mes de abril en San Francisco en colaboración con la Fundación Federal Presidio Trust. Se trata, como indica el nombre, de un antiguo presidio militar inaugurado hace 235 años y que ha sido sometido a profundas reformas para transformarlo en un moderno hotel capaz de aguantar no sólo el paso del tiempo sino los frecuentes terremotos de la región; la inversión ascendió a 11,4 millones de dólares (aproximadamente 8,7 millones de euros).

El presidio fue construido por los españoles en 1776 como avanzada más al norte de su imperio de Ultramar y a partir de él fue creciendo la propia ciudad. Luego, en 1846, pasó a manos del ejército estadounidense hasta 1994. Hoy, junto con el parque que lo rodea (1.491 hectáreas), está catalogado como Monumento Histórico Nacional y protegido desde 1996 por un Fideicomiso.

Se halla en Moraga Avenue 42, en pleno centro de la ciudad, cerca de la Marina y la calle Sacramento, epicentro de la zona comercial, y del emblemático >Golden Gate, cuyo entorno pretende recuperar con diversas iniciativas el Servicio de Parques Nacionales de EEUU. En los alrededores se encuentran otros puntos de interés turístico, como Chinatown, el Muelle de los Pescadores, Playa Norte y la Ruta del Vino.

La Fundación Presidio Trust eligió la cadena Waterford para recuperar ese espacio ofreciendo 22 amplias habitaciones, de las que 5 son suites, con precios previstos entre 195 y 350 dólares (de 149 a 268 euros aproximadamente). También cuenta con un pintoresco porche colonial lleno de mecedoras, terraza ajardinada en torno a un fogón, salón comedor y una decoración que combinará mobiliario y artículos de eṕoca (cuadros, fotos, antigüedades) con piezas de arte moderno.

Asimismo, los huéspedes tienen acceso a diversas actividades deportivas como campo de golf, bolera, gimnasio, escalada, senderismo, que se completan con la posibilidad de organizar eventos (bodas, banquetes, reuniones) en lo salones dispuestos ad hoc.