Aeropuerto Charles de Gaulle: servicios y transportes

Blogshalcon-Vuelos-Aeropuerto Charles de Gaulle

No hace mucho que hablábamos aquí del aeropuerto galo de Orly. Pero París tiene otro más grande ubicado en la localidad de Roissy, a unos 25 kilómetros al noroeste, que además es el más importante de Francia y uno de los mayores hubs de conexiones de todo el mundo. Se trata del Aeropuerto Charles de Gaulle.

Es curioso que este enorme complejo no tenga la tradición de otros pero se explica porque nació precisamente para cubrir las carencias y, sobre todo, el desbordamiento de los demás. Seguramente te sonará la expresión baby boom como el fuerte incremento de la tasa de natalidad en los años sesenta. Ello se debió a la favorable coyuntura económica internacional que también se plasmó en un crecimiento disparado del turismo. Ante tal panorama se generalizaron los viajes en avión y muchos aeropuertos se quedaron pequeños.

Así fue cómo en 1974, tras una década de trabajos, se inauguraba en un solar amplio y despejado el Charles de Gaulle, bautizado así en honor del famoso militar y presidente francés. Tomando nota de la experiencia, se reservaron terrenos para posibles ampliaciones que no tardaron en hacerse necesarias: en poco más de 10 años hubo que añadir dos terminales más a la original, cada una con su aparcamiento.

Ahora se puede disfrutar de un moderno complejo dotado de comercios variados, restaurantes, 4 hoteles, farmacias, salas de reuniones y de ocio, alquiler de coches e incluso capillas, todo adaptado para usuarios discapacitados. Además hay conexión Wi-Fi (gratuita los primeros 15 minutos).

En total casi 33 kilómetros cuadrados que dan servicio a más de 63 millones de pasajeros al año que toman vuelos con más de un centenar de aerolíneas a medio millar de destinos mundiales utilizando 4 pistas, 2 de 2.700 metros y otras 2 de 4.200. Todo bajo gestión del operador público frances, Aéroports de Paris.

Transporte a París

Las tres terminales del Aeropuerto Charles de Gaulle están conectadas entre sí mediante autobuses lanzadera gratuitos, como suele ocurrir en estos grandes complejos. Desde todas ellas se puede llegar al casco urbano de París en relativamente poco tiempo, entre media hora y tres cuartos, dependiendo del sistema de transporte elegido.

También del tráfico, claro, si optas por hacerlo por carretera. En ese caso tienes varias posibilidades. En primer lugar están los autobuses de Air France (ojo, no necesitas haber viajado con esta aerolínea para usarlos), de los que hay 3 líneas que te llevarán hasta el Arco del Triunfo (parando en la plaza De Gaulle, París-Montparnasse, rue du Commandant Mouchotte, Gare de Lyon y boulevard Diderot), el Aeropuerto de Orly y la Estación de Montparnasse saliendo cada 15 minutos y tardando 45. Salen de las terminales 1 y 2 a partir de 17 euros.

Desde ahí salen también los autobuses públicos 350 y 351 (RATP) a las estaciones del Este, Norte y Nation respectivamente por 5,10 euros. Si viajas de noche tendrás que recurrir a los Noctilien 140 y 143, algo más caros (7,60 euros). Y luego, cada 20 minutos, está el llamado Roissybus, que te dejará en la calle Scribe, muy cerca del Teatro de la Ópera, por 10 euros.

Si insistimos en las 4 ruedas hay más opciones. Una es el shuttle, transporte compartido en minibus: es más caro (18,75 euros) y puede resultar más lento porque va dejando a cada uno en su hotel por orden de cercanía pero, eso, te deja en la puerta. Otras son un taxi, más cómodo y costoso (en torno a 50 euros), o un coche de alquiler, que cuesta la mitad (¡y hay limusinas!).

Por último está el ferrocarril. El RER es un tren de cercanías que entronca con el Metro y viaja hasta Gare du Nord, Chatelet-Les Halles, Saint Michel y Denfert-Rochereau. Los billetes del Metro también valen para él y, desde el aeropuerto, zona especial, costarán 5 euros extra: 9,25 en total. Además, recordar que el aeropuerto está conectado a las redes TGV (Tren de Alta Velocidad) y Thalys (Alta Velocidad entre Francia y Bélgica).