Busca al conejo blanco en Alice's Curious Labyrinth

1017548_10151704268987871_791444087_n

Todos conocemos la historia de la pequeña Alicia, perdida en el País de las Maravillas por buscar a un conejo blanco que llegaba tarde al encuentro de la reina. Ahora es tu turno de sentirte igual de perdido, y para ello, en Disneyland® Paris te espera Alice’s Curious Labyrinth. ¿Listo para enfrentarte a la Reina de Corazones?

¿Dónde estará el Conejo Blanco?

¿Será por allí? ¿O por aquí? ¿Izquierda o derecha? ¡Quién sabe! Lánzate a la aventura, como hizo Alicia adentrándose en el País de las Maravillas. En este laberinto que parece no tener salida te rodean flores coloridas recién salidas del jardín de la Reina y los personajes más estrafalarios rodeados del ambiente más raro: ¡es majestuoso pero aterrador a la vez!

Date prisa y corre, atraviesa los chorros de agua y derrapa en las curvas hechas con setos. Debes tener cuidado con las trampas y los callejones sin salida… Tienes que ser más rápido que la Reina de Corazones y encontrar la salida. ¡A ser posible, antes de que mande a unos cuantos naipes a que te corten la cabeza!

En el laberinto te encontrarás representadas diez escenas distintas de la película, en las que se ven a 22 personajes, 12 fuentes y ni más ni menos que 24 estatuas decorativas. Todo esto a lo largo de más de 350 metros de laberinto, hecho con setos de la variedad Thuja coniferus. Estos setos vienen de la familia del ciprés, así que cuidado si eres alérgico.

Consejos

Ojo con los horarios: esta atracción normalmente tiene un horario muy reducido, por ejemplo puede abrir a las once de la mañana y cerrar a la hora de comer. Si bien no es lo habitual, te recomiendo que tengas cuidado y te asegures de los horarios. Si prefieres ir directamente, ¡ve antes de que se ponga el sol! Se puede acceder a todo el laberinto en silla de ruedas. La única parte no accesible es el Castillo de la Reina de Corazones, debido a las escaleras entre ambas plantas.

Alice’s Curious Labyrinth es una experiencia única: en ningún recinto Disneyland verás jamás nada parecido. Si quieres vivir una experiencia única, no te olvides tampoco de it’s a small world,