Alojarse en las casas típicas de Ámsterdam

Alojarse casas tipicas Amsterdam

Una de las imágenes emblemáticas de Ámsterdam es la de sus canales surcados por barcazas, atravesados por puentes y flanqueados en sus riberas por las casas típicas de la Edad Moderna, entre los siglos XVI y XVIII. Algunos de estos edificios han sido cuidadosamente restaurados, habilitándose para albergar en ellos parte de la oferta de ocio de la ciudad. Y en ella se incluye el sector hotelero, por eso es posible pasar la estancia en uno de ellos. Por ejemplo el Hotel Pulitzer.

Este establecimiento de lujo, catalogado con 5 estrellas, pertenece a la cadena The Luxury Colection-Hotels & Resorts y se alza en una zona privilegiada del centro, junto a 2 de los canales más bellos de la capital holandesa: el Prinsengracht y el Kreizersgracht. Prácticamente a un paso se hallan la Casa Museo de Anna Frank (que también era una casa de ese tipo), el Museo Van Gogh, el Palacio Real, el Museo de Cera o el Rijksmuseum, entre otros puntos de interés turístico.

Una de las características de este hotel es que no está formado por un solo edificio, ya que las casas típicas no son lo suficientemente grandes como para albergar bastantes habitaciones, así que se restauró un total de 25 de ellas a lo largo de la calle Prinsengracht, entre los números 315 y 331, tratando de conservar la mayor cantidad posible de elementos originales y respetar el espíritu de sus fachadas.

Entre todas acogen 230 habitaciones repartidas en 5 plantas -ahora hay ascensor, evidentemente-. Las hay de varios tipos: de lujo, con vistas a los canales, ejecutivas y suites. Decoradas con inspiración en la Historia y la cultura holandesas, disponen de climatización individual, caja fuerte, minibar, TV con videoteca en DVD, teléfono directo, reloj despertador y baño completo con secador. También se sirve prensa diaria y tienen acceso Wi-Fi.

De los servicios del hotel hay que destacar obligatoriamente algunos muy especiales. Por ejemplo, la atención personalizada de conserjería, el gimnasio de entrada libre y gratuita para los huéspedes, la posibilidad de realizar paseos en el barco privado The Tourist la oferta de alojamiento sólo en régimen de Bed & Breakfast o un programa de fidelización de clientes. Aparte, se puede solicitar plaza de aparcamiento (de pago).

Y también es obligado citar el apartado gastronómico. El Pulitzer Amsterdam ofrece un bar de cócteles, un comedor privado llamado De Apotheek, servicio de habitaciones para cenar o comer y el prestigioso restaurante Kreizersgracht, ubicado en el número 38 de la calle homónima, con cocina regional e internacional.