Astaná emerge sin disimulo

La capital de Kazajistán y su ambicioso proyecto arquitectónico

Así en principio Astaná puede no llamar nuestra atención y probablemente algunos habrán oído este nombre por primera vez. La capital de Kazajistán ha resurgido en los últimos años  al margen de la atención internacional y hoy nos encontramos una ciudad que intenta destacar entre luces y edificios poco discretos diseñados por los más prestigiosos arquitectos del mundo. Astaná se abre paso. ¿La quieres conocer?

Kazajistán Halconviajes.com

Vistas de Astaná. Foto: Flickr/ Ken & Nyetta

 La Ciudad Capital (esto significa Astaná) ha visto incrementada su población notablemente en los últimos años, y si a comienzos del nuevo milenio no superaba los 300.000 habitantes, hoy en día se acerca al millón gracias a la inmigración de países vecinos como Uzbekistán, que se suman a kazajos, rusos, ucranianos y alemanes.

Existen varios proyectos arquitectónicos impulsados por el dinero de petróleo y gas, y que llevan camino de desbancar a Dubai, si no en calidad de sus construcciones, al menos en cantidad de ellas, como meca de la arquitectura y que están previstos para el año 2030. El prestigioso arquitecto Norman Foster es el creador de dos de sus edificios. El más llamativo es Khan Shatyr, un espacio comercial con forma de carpa gigante de cristal y una superficie equivalente a 10 campos de fútbol. Entre otras muchas curiosidades, en su interior se puede disfrutar de una piscina con arena que emula una playa.

Pero hay muchos otros edificios en Astaná dignos de asombrar. La Torre de Bayterek es un símbolo de la ciudad. Una esfera dorada gigante corona un alargado y estrecho edificio y tras ella, un sinfín de rascacielos con fachadas doradas y otros acabados llamativos, que de noche se iluminan creando un espectáculo sorprendente, mucho más desde las orillas del río Ishim, que atraviesa la ciudad.

Astaná es una ciudad surgida o resurgida prácticamente de la nada, o de lo que perteneció a un imperio comunista y que hoy aspira a convertirse en algo muy distinto a un conjunto de bloques grises en mitad del desierto o a la segunda capital más fría del mundo, vistiendo de luz sus edificios.

Artículos relacionados