Auberge de Cendrillon

n009452_2017juil01_auberge-de-cendrillon_926x351

Ir a la aventura buscando emoción y entretenimiento es uno de los mayores atractivos de Disneyland® Paris, sin duda. Sin embargo, no todo es ir rápido: siéntate un rato a disfrutar de un almuerzo o una cena con tu familia y, ya que estás, con una princesa Disney o dos. En Auberge de Cendrillon todos los miembros de tu grupo se sentirán parte de la realeza.

Sobre el restaurante

Auberge de Cendrillon parece sacado de un cuento de hadas. No hay un sitio más romántico que este lugar, al más puro estilo Cenicienta o Bella Durmiente. Mientras comes podrás sentir cómo el ambiente fantástico te absorbe: música, luces tenues, una decoración espléndida… y la maravillosa compañía de Suzy y Perla, que os acompañarán durante vuestra comida o cena.

No sólo eso: si tenéis suerte, os encontraréis con personas de la más alta realeza. Vuestros príncipes y princesas favoritas se pasean de vez en cuando por Auberge de Cendrillon, clara señal de que es un lugar importante para personas con la sangre azul. ¡Hasta verás a los ratoncillos de Cenicienta!

Sobre la comida

La atmósfera lujosa no sólo se aplica a la estética del restaurante, si no que también preparan comida digna de reyes. Aquí encontrarás la mejor comida francesa del resort. Los platos más lujosos de todo Disneyland® Paris se preparan en el corazón de Fantasyland: Auberge de Cendrillon. Los mayores disfrutarán a más no poder de esta comida, aunque quizá sea demasiado refinada para los peques.

En temporada alta el restaurante abre todos los días, pero en temporada baja cierra martes y miércoles. Tiene menús infantiles y para vegetarianos también. En caso de necesitarlo, si avisáis con cierta antelación podéis pedir menús especiales.

Consejos

  • El sitio clave para comer en este restaurante es cerca de la chimenea: allí bailan las princesas con sus príncipes, así que es un lugar maravilloso para verlo en directo.
  • Reserva siempre antes de ir, y con la mayor antelación posible. Si no, es posible que no encuentres sitio para ti y para los tuyos.