Adrenalina, efectos especiales y la mejor música os esperan en Backlot

blogshalcon-disney-backlot

Os invitamos a descubrir los secretos del cine, descargar adrenalina en atracciones de infarto y mover el esqueleto al ritmo de los temas más cañeros. Bienvenidos a Backlot: el área de producción del parque Walt Disney Studios donde cine y música se dan la mano para vuestro disfrute.

Si siempre os habéis preguntado qué se esconde tras los efectos especiales de vuestras películas preferidas o cuánta habilidad y entrenamiento se requiere para ser un buen especialista, estáis en el lugar indicado.

Backlot es una zona pequeña respecto al complejo de Disneyland Paris, pero no os dejará indiferente. Sus tres atracciones principales son un auténtico shock para los sentidos, perfectas para adolescentes y adultos con ganas de marcha, sin olvidar que los más pequeños también se divierten poniendo su corazón a mil por hora.

Toda la familia disfrutará de Moteurs… Action! Stunt Show Spectacular; un espectáculo en el que los mejores especialistas se juegan la vida compitiendo por ver quién pisa más a fondo el acelerador. Carreras de coches, motos dando volteretas en el aire, explosiones… todo ello, rodado en el idílico escenario de un pueblo mediterráneo. ¿Quedará algo en pie al terminar la función?

De la tierra, al espacio. Admitidlo: vosotros también visteis Armageddon… y os gustó. Pues estáis de enhorabuena, ya que Armageddon: les Effets Spéciaux viviréis la experiencia de pilotar vuestra propia nave espacial en medio de una lluvia de meteoritos de dimensiones épicas. Y tranquilos, porque esta atracción puede ser disfrutada por grandes y pequeños sin ningún riesgo, ¡los efectos especiales mandan!

Y ahora sí, damos prioridad a los más mayores (en Disneyland Paris basta con medir 1,20 para ser considerado todo un hombretón), porque hay una montaña rusa que ningún amante de las emociones fuertes se puede perder. ¡Sobre todo si también disfruta de la buena música! En Rock ‘n’ Roller Coaster starring Aerosmith pasaréis de 0 a 100 kilómetros por hora en tres segundos para sumergiros en un viaje lleno de giros, caídas y bucles adrenalínicos que gozaréis al ritmo frenético de la banda.

Cuando creáis que vuestro corazón ya no puede aguantar más emociones, ningún lugar mejor para bajar las pulsaciones que el Café des cascadeurs, una cafetería con ambiente de típico diner de los años 50, donde podréis beber un refresco y picar algo antes de seguir descubriendo todas las sorpresas que os aguardan en Disneyland Paris.