Broek in Waterland, tranquilidad holandesa

Excursión a un pasado floreciente

A tan sólo 8 km al noreste de Ámsterdam, y a otros tantos al sur de Purmerend, la región de de Nord- Holland, tiene uno de los pueblos a los que merece la pena hacer una excursión si estamos de viaje por Holanda.
Halconviajes.com Ámsterdam

Broek in Waterland. Foto: Huis Lotte

Se trata de Broek in Waterldan, una población de unos 1600 habitantes, en la que sentirse en contacto con la naturaleza y con relajantes paisajes verdes entre canales y una arquitectura que va desde el siglo XIV al XX.

 Broek in Waterland cobró fama internacional por su limpieza desde hace siglos, y aunque hoy sigue viviendo de la agricultura, el turismo ha sido una de sus actividades más importantes. Una de las visitas principales es la de la iglesia dedicada a San Nicolás, patrón de los pescadores, que desde el siglo XIV ha sido testigo de numerosos hechos históricos, como las guerras contra los españoles en el siglo XVI.

Su arquitectura civil se compone de bonitas casa de madera, muchas de ellas se conservan desde que Broek in Waterland era un pueblo para la clase adinerada en los siglos XVII y XVIII, principalmente mercaderes y marinos, actividades a las que tan ligada está la historia holandesa. Sin embargo, la población era en su origen un pueblecito de pescadores. La condición de monumentos históricos ha hecho que se conserven especialmente bien.

Se trata de una excursión muy cercana a la capital holandesa que se puede hacer a pie o en bici, perfecta para conocer los alrededores de Ámsterdam.