Castel Gandolfo, la residencia de verano del Papa

Cuando llegó Jorge Bergoglio a ser el nuevo Papa Francisco I anunció que durante su papado cambiarían bastantes cosas dentro de la Iglesia. Una de ellas, que se pueda visitar Castel Gandolfo, la residencia de verano del Papa.

Descubrimos Castel Gandolfo

Desde el mismo día de su elección papal, Francisco I renunció a trasladarse hasta Castel Gandolfo, a unos 25 kilómetros del Vaticano, para pasar allí los meses de verano, algo que sí habían hecho todos sus predecesores.

Por ello, durante los últimos años se han ido abriendo algunas estancias del lugar de vacaciones de los papas, donde, pasó los primeros días de su retiro el Papa Benedicto XVI.

Hacer turismo religioso en esta zona es sinónimo de éxito. En 2014 se abrieron al público los jardines del palacio, donde se puede disfrutar de la increíble vista al Lago Albano, un espectacular paisaje que es el complemento perfecto que han buscado los papas desde el S.XVII para poder desconectar y salir del calor de la Ciudad del Vaticano en los meses más calurosos.

Castel Gandolfo castel-gandolfo2

Más tarde, en 2015, se anunció que se también se podría visitar la Galería de los Retratos de los Pontífices y, además, se puso en funcionamiento un tres turístico entre la Ciudad del Vaticano y Castel Gandolfo. Este tren, que ya había sido usado por otros papas para dirigirse hasta su villa de verano, llevaba en desuso varios años.

Fue Francisco I quien, preocupado por las arcas del Vaticano, propuso volver a unir el Vaticano con Castel Gandolfo, y de ahí que todos los sábados del año salga este ya famoso tren de vapor desde la única estación ferroviaria del Vaticano para llegar hasta la montaña donde está ubicado Castel Gandolfo.

Castel Gandolfo tren-castelgandolfo

En cuanto a la visita de Castel Gandolfo en sí, la mayor novedad está en que ahora se pueden visitar las estancias papales, donde han pasado su tiempo los papas predecesores de Francisco I. Lugares como las habitaciones donde han pernoctado, o despachos desde donde han escrito sus encíclicas entre paseo y paseo estival.

El propio Francisco I declaró que, aunque para él Castel Gandolfo no tiene ningún significado y no va a ir allí puesto que tiene mucho trabajo en el Vaticano, quería que «este lugar cargado de historia y lleno de belleza sea regalado al pueblo».

Un pueblo al que, por cierto, le vendrá muy bien la apertura de estas estancias al público, puesto que ha visto como, o lo largo de la última década, ha perdido numerosos visitantes precisamente por la ausencia del Papa Francisco I. El que más fieles congregaba en verano era Juan Pablo II y, según indican los habitantes del lugar, Benedicto XVI, quien también pasaba largas estancias allí, ya no movía a tanta gente como lo hacía el Papa polaco.

Castel Gandolfo castel-gandolfo3

Sin embargo, no todo en Castel Gandolfo es la residencia del Papa. Hay más. También puedes hacer un recorrido turístico por el espectacular Lago Albano que, si por el día ya es bonito, por la noche adquiere un aspecto mágico situado donde está situado.

Otra de las visitas que puedes hacer en la zona es recorrer las distintas Villas que existen en Castel Gandolfo. Por ejemplo visita la Villa Santa Catrerina, donde se descubrieron increíbles ruinas romanas. O la Villa Tito Flavio Domiziano, que se encuentra en el exterior de la Villa Pontificia y que cuenta con tres espectaculares terrazas desde donde se puede observar todo el valle y el Lago Albano.

Por último, si viajas hacia Castel Gandolfo, y te quedas durante la noche, intenta visitar los dos observatorios astronómicos situados en el propio Castel y que te llamarán la atención nada más llegar al lugar. Sin duda, un sitio incomparable para ver las estrellas.