Castillos del Loira, tesoros entre las montañas francesas

El centro de Francia guarda entre sus montañas tesoros de un valor incalculable: un conjunto de más de 70 castillos perfectamente conservados y que fueron declarados en el 2000 como Patrimonio de la Humanidad. Este es un recorrido por los 5 Castillos del Loira más espectaculares.

Castillos del Loira

1.- Castillo de Chambord

chambord

Espectacular, increíble, majestuoso, imperdible, enorme… son solo algunos de los adjetivos con los que este Castillo del Valle del Loira es descrito en páginas de viajes como TripAdvisor. Y no es para menos.

La historia de este castillo renacentista se remonta hasta el S.XVI, en pleno Renacimiento francés, por lo que su planta y su estilo es un claro ejemplo de esta época de la Historia. Sus números están a la par de la grandeza de su construcción: 440 habitaciones, 365 chimeneas y 84 escaleras.

Además del castillo en sí, los jardines que lo rodean también están acorde con su majestuosidad: un bosque de más de 31 kilómetros y más de 50 kilómetros cuadrados de árboles. Casi nada.

2.- Castillo d’ Amboise

amboise

El segundo en esta particular lista, el Castillo d’ Amboise se ubica en la orilla del Loira a su paso por Amboise. Este castillo, de finales del XV y comienzos del XVI, fue utilizado en su mayoría por las cortes reales de Carlos VIII y Francisco I.

Los monarcas, en sus respectivos reinados, invitaban a pasar largas estancias a artistas, intelectuales y personas allegadas a la Corte. Uno de estos ilustres invitados fue Leonardo da Vinci, que pasó en el castillo unas buenas temporadas.

Enamorado del lugar y de la paz que se respiraba en la tranquila Amboise, el pintor de La Gioconda decide que sus restos fueran enterrados en el Castillo d’ Amboise, a pesar de haber fallecido en el de Clos-Lucé en los brazos, según cuenta la leyenda, del rey Francisco I.

3.- Castillo de Langeais

langeais

El Castillo de Langeais es la fortaleza más antigua construida en suelo francés. Sin embargo, el castillo que se puede ver actualmente no siempre estuvo así. Durante la Guerra de los Cien Años (1337-1453) el castillo fue destruido y así quedaría hasta el S. XV, cuando Luis XVI ordenó que se reconstruyera sobre los restos de lo que quedaba.

Una de sus principales particularidades para el visitante es que no es necesario pagar para entrar y ver una buena parte de su interior. Además, el municipio de Langeais es una hermosa villa con casas que parecen sacadas de un cuento y un elemento que destaca sobre otros: el agua, que está por todos los lados en forma de canales.

4.- Castillo de Villandry

castillos del loira villandry

Es un castillo diferente, del que seguro que no te fijas por la inmensidad de sus torres o lo grandes que sean sus murallas. El Castillo de Villandry es uno de los pequeños por fuera y por dentro, pero grandes, inmensos, en sus exteriores.

Y es que los jardines del Castillo de Villandry son de los más bonitos jardines que podrás encontrar en los más de 70 Castillos del Valle del Loira. Verlos enteros te llevará unas tres horas, y te podrás perder entre los laberintos vegetales y, si vas en primavera, disfrutar de la floración de las numerosas plantas que conviven en este precioso lugar.

5.- Castillo de Ussé

castillos del loira ussé

Si estás buscando un castillo de cuento de hadas para enseñárselo a tus hijos, el Castillo de Ussé es, sin duda, el lugar al que tienes que ir. De hecho, este lugar mágico le sirvió a Charles Perrault para escribir su “Bella durmiente del bosque”, así que te puedes hacer una composición del lugar.

El castillo sigue estando, aun hoy, habitado, motivo por el cual tan solo está abierto al público desde febrero hasta noviembre. Dentro, una increíble colección de tapices y de muebles del S. XVI que te harán sentir una vuelta al pasado.

Fuera, en los caminos que lo rodean, los más peques de la casa también podrán disfrutar con los personajes de la “Bella durmiente del bosque”, que están, en forma de estatuas, decorando los jardines.