Central Park, gran protagonista neoyorquino

Nueva York disfruta de un espacio natural que da aun más vida a la ciudad de los rascacielos

Es posiblemente el parque más famoso y reconocible de Nueva York por todos gracias a las películas a las que ha servido como escenario. Pero además de que la gente practica jogging en él y pasea a su perro ¿qué más sabemos del pulmón verde de Manhattan?

Central Park fue concebido como un necesario oasis verde en mitad de una ciudad que aumentaba su población a pasos agigantados. En 1861, unos 3 años después de que los aquitectos Calvert Vaux y Frederick Law Olmsted comenzaran a diseñarlo, abría por primera vez sus puertas al público –aunque sólo se había finalizado una parte.

En años sucesivos el parque fue creciendo y remodelándose hasta convertirse en lo que es hoy: una superficie arbolada de 3,4 km² con lagos que hacen las veces de piscina en verano y pista de patinaje en invierno, un famoso zoológico, restaurantes, jardines, esculturas, monumentos, y bellos caminos que recorrer.

Central Park supone también un importante museo natural gracias a su flora y fauna. Posee una de las últimas colonias de olmos del nordeste del país, por ello estos árboles son los más “mimados” del parque. En su territorio habitan varias especies de ardillas, conejos, aves, peces, anfibios e insectos.

Si vas a viajar a Nueva York dedícale un día a Central Park, es imposible aburrirse: además de la infinidad de deportes que se pueden practicar gracias a sus instalaciones (atletismo, fútbol, jockey, patinaje…) puedes alquilar una bici para recorrer el parque o hacerlo en un carro de caballos. La actividades culturales también tienen gran acogida en Central Park y los conciertos y obras de teatro se encuentran entre su programación anual.

Central Park es uno de los mejores lugares de Nueva York y te sorprenderá con otras muchas curiosidades. He aquí algunas de ellas: tiene su propio departamento de Policía y unidad médica, está permitido pescar en uno de sus estanques (Haarlem Meer) si después devuelves los peces e incluso puedes casarte.