Se empiezan a prohibir los cigarrillos electrónicos en vuelo

Blogshalcon-Vuelos-Se empiezan a prohibir los cigarrillos electronicos durante el vuelo

Se empiezan a prohibir los cigarrillos electrónicos durante el vuelo. Como sabes, hace ya bastantes años que el tabaco fue proscrito a bordo, pero la rapidez con que se ha difundido esta nueva forma de fumar sorprendió a todos con el paso cambiado. Parece que ese vacío legal empieza a definirse y no precisamente a favor.

Sin duda, la reciente noticia de que los cigarrillos electrónicos también pueden resultar nocivos para la salud, al darse a conocer los primeros enfermos del sistema cardiorrespiratorio, ha desatado un sinfín de opiniones, unas abogando por su prohibición en lugares públicos y otras defendiendo su inocuidad.

Ante el vacío legal existente, la polémica se centraba inicialmente en bares, restaurantes y similares, pero era cuestión de tiempo que llegase a otros lugares públicos, como los transportes. Y ahí entran los vuelos y aeropuertos.

De momento, estos últimos aún permanecen al margen, pero algunas líneas aéreas ya han comenzado a dictar normas que impiden fumar cigarrillos electrónicos a bordo. Iberia y Vueling, por ejemplo, hicieron un anuncio en ese sentido la semana pasada. Cabe suponer que otras no tardarán en seguirlas.

Curiosamente, la compañía española no sólo aduce motivos de salud sino también de seguridad: los pasajeros verán humo en la cabina, dice, y viajarán intranquilos al no saber exactamente su origen.

Si no eres fumador, te explicamos: el cigarrillo electrónico es un sistema que, mediante una pequeña batería y una resistencia, calienta una solución líquida, permitiendo fumar sin inhalar humo real -ya que en realidad se trata de vapor– ni nicotina -salvo algunos modelos que la incluyen como aromatizante-.

En principio es menos dañino que los cigarrillos normales y, de hecho, en algunos países se comercializa como pseudomedicamento para dejar el tabaco (igual que los parches de nicotina). Pero, como veíamos antes, no faltan voces que le achacan igualmente efectos negativos en los sistemas respiratorio y cardiovascular.

Habrá que ver cómo se modifica la legislación. Recordemos que hay aerolíneas, como Ryanair, que tampoco permiten fumarlos pero sí los smokeless cigarrettes, cigarrillos sin humo, que incluso venden en el avión.