Cinco imperdibles de Viena

La hermosa ciudad de Viena tiene, sin dudas, mucho para ofrecer al turista. Diferentes atractivos que la convierten en unas de las capitales más bellas de Europa.

Por tal motivo, aquellos que tengan la suerte de visitarla, no deberán perderse de muchas cosas, entre ellos, los siguientes cinco lugares. Una ruta con los cinco atractivos imperdibles de este destino para unas vacaciones en Austria.

Veamos:

    • Domkirche St. Stephan (Stephansdom): Ubicado en la plaza de San Esteban (Stephansplatz), en el centro de la ciudad, el templo es una obra que fue iniciada por Rodolfo IV de Austria y se alza sobre las ruinas de dos iglesias anteriores que datan del siglo XII. Así, es este un símbolo de la ciudad y centro de diversos acontecimientos de gran importancia en la historia del país.
    • El Ayuntamiento (Wiener Rathaus): en este edificio neogótico funciona el ayuntamiento de Viena. Una edificación emblemática diseñada por Friedrich von Schmidt y construida entre 1872 y 1883. En lo alto de su torre se alza el Rathausmann, una escultura dorada de 3,5 metros de altura. La misma representa la figura de un portaestandarte que ya se ha convertido en un símbolo de la ciudad.
    • Palacio Imperial de Hofburg: fue esta la residencia de la realeza austríaca, especialmente de la dinastía de los Habsburgo, de hecho en ese lugar nació María Antonieta. El Palacio cuenta con 2600 estancias, además de museos, una biblioteca, capillas y un teatro.

Schöenbrunn

  • Jardines y Palacios de Schöenbrunn: es, sin dudas, de los edificios históricos más importantes de Austria. Considerado el Versalles vienés, fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por Unesco en 1996 ya que se trata de un “ejemplo bien preservado del barroco”.
  • Ópera Estatal de Viena: sin dudas un atractivo para todos y, principalmente, para los amantes de la música. El lugar se remonta al siglo XIX y si se arriba a Viena no se puede dejar la ciudad sin disfrutar de una noche de ópera.