Cinco motivos para visitar La Habana

habana
Los colonos europeos que fundaron muchas de las ciudades del Caribe, tomaron como ejemplo su modo tradicional de hacer ciudad. La ciudad de La Habana fue construida por inmigrantes españoles que trajeron consigo su propio estilo, creando una ciudad que tomaba prestado de las grandes urbes del Viejo Mundo. La Habana es actualmente la ciudad más grande del Caribe, y tanto su posición estratégica como su historia han contribuido a que también sea la más interesante y uno de los destinos legendarios de vacaciones. Para entrar de lleno en su rica cultura y arquitectura, te queremos sugerir cinco atractivos para visitar en La Habana.

Museo de Bellas Artes

Se trata del museo de arte con una de las mayores colecciones tanto del Caribe como de Latinoamérica, con más de 45.000 ejemplares. Este imponente museo, que ya cuenta con 100 años de historia desde que abriera con el nombre de Museo Nacional en 1913, tiene la mayor cantidad de arte cubano del mundo, así como una importante muestra de arte de renombre mundial. Se reparte entre el Palacio de Bellas Artes y el Palacio del Centro Asturiano.

Castillo del Morro

Esta antigua fortificación, actualmente es un sitio muy especial para disfrutar del panorama de La Habana. Ubicado en un punto estratégico en el Puerto de La Habana, servía para defender la ciudad e iluminaba el litoral para los navegantes. Su torre y la iluminación nocturna, así como una ajetreada vida cultural, lo convierten en un punto de visita obligada en un viaje a Cuba.

Plaza de la Revolución

La tribuna eterna del régimen cubano, allí se celebran todos las reuniones, actos políticos y mítines del gobierno, y funge como símbolo de la Revolución Cubana. Una de las más grandes del mundo (72 mil metros cuadrados), esta plaza está rodeada de edificios institucionales y se puede ver el famoso relieve del Ché Guevara, así como el monumento a José Martí.

El Malecón

Una de las vías más importantes de La Habana transcurre a lo largo de este famoso malecón habanero, elemento imprescindible en la iconografía de esta ciudad. A lo largo de sus más de ocho kilómetros de largo, se hallan numerosos edificios representativos de la ciudad y es el punto de encuentro de sus habitantes. Es también un rincón favorito para muchos fotógrafos que lo eligen por las cualidades de la luz, el contraste del perfil urbano con la costa y como una frontera ideológica dentro del exilio cubano.

La Plaza Vieja de La Habana

Un rincón efervescente de La Habana. En esta hermosa Plaza ubicada dentro del centro histórico, conviven una multitud de estilos arquitectónicos y está a rebosar de locales, cafés, museos, restaurantes y según dicen, donde se sirve la mejor cerveza de toda La Habana. Un sitio para estar y sentir el pulso de la capital del Caribe.