Cómo preparar una maleta de mano

¿Cómo preparar una maleta de mano cuando se va a tomar un vuelo con una aerolínea de bajo coste? Una de las pesadillas de cualquier turista cuando saca un billete con ellas es la del equipaje. Más concretamente, el equipaje de mano. En realidad hasta los más expertos viajeros han tenido alguna vez que abrir su maleta pequeña para guardar alguna cosa en plena operación de embarque porque el personal le advierte de que no puede llevarla consigo.

La cosa no es un drama pero tampoco baladí por el sobrecoste que puede suponer. Una de las imágenes clásicas asociada a estas compañías es la de los pasajeros con dos o tres jerseys puestos para ahorrar sitio en su bulto de mano y poder meter en él más cosas. O, hasta hace poco, la polémica por considerar equipaje las bolsas de la compra del duty free, zanjada por AENA al aclarar que no lo son y se pueden llevar fuera de la maleta.

Y aún así, ocasionalmente sigue habiendo pequeños incidentes esporádicos. Seguramente recordarás uno ocurrido en febrero de 2011 en Lanzarote, cuando un grupo de universitarios belgas que regresaban de sus vacaciones en un vuelo de Ryanair se negaron a pagar las tasas por sobrepeso y obligaron a intervenir a la Guardia Civil del aeropuerto, provocando su expulsión del avión. A raiz de aquello, la compañía irlandesa, siempre al quite, editó un vídeo de tono humorístico explicando cómo preparar una maleta sin exceder el máximo autorizado de 10 kilogramos.

El corto, que dura menos de un minuto y medio, demuestra que se puede meter ropa para un mes entero si se dobla y coloca de determinada forma. De hecho, aunque la finalidad fuera aprovechar la resonancia del incidente canalizándolo como publicidad -en eso Ryanair es maestra-, lo cierto es que puede resultar de gran utilidad, especialmente para aquellos que gusten de viajar bien provistos: 2 o 3 pantalones, una docena de camisetas, varios jerseys, zapatillas, chanclas, 9 pares de calcetines y una toalla quedan de pronto bien embutidas en una mochila de viaje. Hasta parece fácil.

La aerolínea colgó el vídeo en YouTube bajo el jocoso -y acertado- título de Master Packer y se convirtió en un éxito. Tanto que recomendó malévolamente a las universidades de Bélgica que lo añadieran a sus planes de estudio. Pero, bromas aparte, el hecho es que el sistema propuesto funciona y lo decimos por experiencia. Hay que tomar nota.