Conoce Pantellería, la perla negra del Mediterráneo

La isla de Pantellería, a 100 kilómetros de Sicilia, es tan desconocida como hermosa, tan increíble como poco frecuentada por los turistas. Aunque, cada vez más, y en gran medida por la presencia allí de estrellas del cine y su aparición en películas, este pequeño rincón del Mediterráneo está cada vez más de moda.

La isla, a la que también se conoce como “La perla negra del Mediterráneo”, es una auténtica joya natural. Su origen, volcánico, le confiere un toque exótico que muy pocas islas mediterráneas tienen. En ella puedes encontrar los siguientes puntos de interés que merecen la pena visitar cuando viajes a Pantellería.

Pantellería, la perla negra del Mediterráneo

1.- Los fondos marinos

fondos marino

Como en cualquier isla mediterránea que visites, hacer una excursión por los fondos marinos es una obligación. Pero, en el caso de Pantellería, lo es aún más, puesto que en sus aguas vas a poder disfrutar de la maravillosa mezcla entre fuego y agua, gracias a la formación volcánica de la isla y que tuvo su última erupción en 1893.

En sus aguas vas a poder disfrutar de una gran riqueza de fauna y flora tan única como el coral negro o fondos marinos de posidonia. Además, con suerte podrás observar cómo las fumarolas aún hoy permanecen activas.

2.- Los Dammusi

damussi

No, no son ninguna familia italiana que te vaya a acoger en su seno, pero casi. Los Dammusi son las construcciones típicas de Pantellería del siglo X que actualmente sirven como alojamiento para los visitantes de la isla.

Están construidas con una peculiar forma destinada a guardar tanto el frío en verano como el calor en invierno y, aunque en un primer momento eran los habitantes de la isla quienes las usaban, ahora casi todas han sido reconvertidas en Bed&Breakfast para los turistas.

Sus materiales también son de lo más peculiar: piedra lávica y cubiertas con cal para mantener la temperatura. Además, tienen unos muros bien anchos para que las inclemencias meteorológicas no les afecten.

3.- El espejo de Venere

lago di venere

El Lago de Venere es un espacio natural al lado del pequeño aeropuerto de Pantellería en el que te puedes dar un baño gracias a la fina arena blanca que tiene. Este espacio tiene el área de un estadio de fútbol, y se cree que sus aguas son beneficiosas para el organismo humano.

4.- Catas de vinos y visitas guiadas a bodegas

tradicion de vinos

Pantellería, al igual que Lanzarote, tiene una gran tradición vinícola. Las tierras de origen volcánico son propicias para el cultivo de las más preciadas vides, y eso, al final, se nota en el producto que hacen.

Con esta gran tradición, resulta indispensable para el visitante visitar las bodegas que se expanden por toda la isla y probar sus caldos. Si, además, lo acompañas con una visita guiada para que te vayan explicando, por ejemplo, cómo los viñedos se cultivan en parcelas delimitadas por muros construidos con piedras volcánicas y tallado a mano la experiencia es inolvidable.

5.- Zonas termales

aguas termales

Como buena isla volcánica que se precie, Pantellería también tiene sus zonas de actividad subterránea y, por suerte, sus visitantes pueden disfrutarla libremente.

En primer lugar, podrás disfrutar de algunos spa naturales que existen en la isla. Uno de ellos, Grotta di Sataria, está pegado al mar y tiene forma de piscina natural con una pequeña gruta. La temperatura del agua te sorprenderá por lo agradable que es, entre el frío del mar y el calor del agua subterránea.

Y, algo que se puede ver en pocos sitios: una sauna natural. Esta sauna está formada en una cavidad rocosa por la que sale aire caliente del interior de la tierra. En esta pequeña cueva te puedes sentar y, si te gustan las saunas, disfrutar de ella. La podrás encontrar como “Grotta di Benikulá”.

Artículos relacionados