Consejos de salud y belleza en los viajes de avión

Un viaje en avión puede ser algo agresivo con la salud, lo que también se refleja en el estado físico de piel hacia fuera.

Incluso en un trayecto corto de Las Palmas a Asturias debemos cuidarnos para asegurarnos estar en condiciones óptimas al bajar del avión. Si no sabes por dónde empezar, apunta estos consejos para cuidar tu salud y belleza en tu próximo vuelo:

– El mayor problema que nos encontramos al viajar en avión es la deshidratación que sufre nuestro cuerpo. Para ello no hay nada más efectivo que beber suficiente agua y, desde unas horas antes al vuelo, evitar el alcohol y las bebidas con cafeína. Si estamos bien hidratados por dentro, se reflejará en nuestro exterior.

– Pero por fuera también es importante cuidarse, haciendo uso de productos como crema hidratante, bálsamo labial, colirio hidratante para los ojos, toallitas húmedas e incluso un pulverizador de agua termal. Evidentemente no es necesario llevar el lote completo, pero cuanto más mimemos nuestro cuerpo, más nos lo agradecerá.

– Tras leer estos dos primeros consejos es fácil deducir el tercero: no subir al avión maquillado, ya que el maquillaje reseca mucho la piel y le pone las cosas difíciles para respirar. Del mismo modo, aquellos que habitualmente usen lentillas será mejor que las sustituyan por gafas durante el rato que dure el vuelo: nuestros ojos agradecerán ese descanso.

– Otro sencillo consejo es sentarse en el asiento del pasillo para poder levantarnos a estirar un poco las piernas. Si nos han adjudicado un asiento en ventanilla, también ahí podemos hacer algunos pequeños ejercicios y estiramientos para favorecer la circulación.

Dormir. Si el viaje es largo, en la medida de lo posible debemos intentar dormir. Ajustemos nuestro horario al del país de llegada y echémonos una pequeña “siesta” al principio o final del vuelo. El sueño es el mejor truco para presentar siempre un aspecto radiante.

¿Has tomado nota? Como ves, todos estos consejos pueden resumirse en dos palabras clave: hidratación y descanso. Siguiéndolos bajarás del avión con un aspecto mucho más saludable, y en el caso de las mujeres, sobre una buena base es mucho más fácil dar unos toques finales con algo de maquillaje para terminar de estar perfectas. Si te resulta imposible esperar, puedes maquillarte en el servicio del aeropuerto, o incluso en el Duty Free de la sala de llegadas. ¡Buen viaje!