Consejos indispensables para visitar Roma

Via del Corso, Monti, Roma, Lazio, Italia

Visitar Roma es recomendable en cualquier época del año, pero no hay por qué negar que en el mes previo a la Navidad, la Ciudad Eterna se torna especialmente más hermosa de lo común. Si decides irte de vacaciones a Roma antes que acabe el año, te sugerimos una serie de consejos indispensables que te serán de gran utilidad.

Prepárate para andar

Roma se recorre mucho mejor andando, no solamente porque la red de metro no llega a todas partes como en otras ciudades, sino que también está llena de rincones de encanto que sólo podrás descubrir caminando. En adición, la mayoría de los monumentos de gran importancia se encuentran en el centro de la ciudad, lo que facilita su acceso. De vital importancia es llevar un calzado ultra cómodo porque las calles adoquinadas suelen tener efectos secundarios al final del día.

Olvídate de las largas colas

Si el tiempo apremia y quieres ver lo máximo posible durante tu estancia, quizás te convenga adquirir la tarjeta Roma Pass. Por un lado incluye viajes ilimitados en transporte público durante 3 días (exceptuando las conexiones con los aeropuertos de Fiumicino y Ciampino).

En adición, incluye la entrada a una serie de museos y acceso gratuito a los dos primeros monumentos que visites que no están incluidos en la tarjeta, sin contar que te podrás saltar todas las colas. Puedes adquirirla en centros de información turística, quioscos o estaciones de tren.

Si viajas en invierno, mejor madrugar

Los horarios en Roma, sobretodo en invierno, funcionan un poco antes que en España, incluso algunos monumentos pueden cerrar en torno a las 16:30, así que conviene salir temprano del hotel para aprovechar el día. Si hablamos de los museos de Roma, estos suelen cerrar un poco más tarde así que conviene dejarlos para después de comer. En cualquier caso, es mejor que revises los horarios de cada atracción (incluyendo las iglesias) para evitar inconvenientes.

Consejos para disfrutar de la dolce vita

Elegir un restaurante en una ciudad que no conocemos puede ser un quebradero de cabeza. Como en todo debe primar el sentido común y en ese aspecto conviene alejarse de las llamadas “trampas para turistas”, usualmente ubicadas cerca de los sitios más turísticos. Barrios como Trastevere, la zona del Panteón o por la Piazza Navona tienen suficientes opciones.

Por lo general los precios de la comida son aceptables pero te aconsejo revisar detalladamente los precios de las bebidas, en especial si es cerveza o vino, ya que suelen ser abultados. Recuerda que cuando en trattorias o en restaurantes suelen cobrar aparte el precio del “pane e coperto“, que usualmente puede ser una ración de pan con ajo o algo similar.

Deja algo para volver

Es imposible verlo todo en un sólo viaje y personalmente pienso que es mejor calidad a cantidad, por eso es preferible “saborear” el destino a plenitud y aprender más sobre su historia. Afortunadamente, está a la vuelta de la esquina y más aún cuando surgen buenas ofertas para viajar. De cualquier forma, Roma es inabarcable y para conocerla no basta una vida.

 

Artículos relacionados