Consejos para evitar el jet lag en los vuelos

Volando

Ya lo tienes todo listo para las vacaciones. Maleta cargada de ilusiones, pasaporte en regla, vuelos Madrid-Buenos Aires comprados desde hace meses. Ha llegado el momento de disfrutar, nada puede salir mal… Argentina nos espera.

Espera un momento, tenemos por delante más de 12 horas de vuelo seguidas. De repente resuena en tus oídos el anglicismo jet lag.

¿Podrán estas dos palabras amargarnos nuestro viaje a Buenos Aires? Esperemos que no.

Pero, ¿qué es el jet lag?

El jet lag es una descompensación horaria, una disritmia circadiana o un síndrome de los husos horarios. En definitiva es una circunstancia que afecta a los pasajeros de largo recorrido.

Consiste en un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar en avión a largas distancias, a través de varias regiones horarias.

Por ejemplo, en los vuelos Lanzarote-Barcelona no nos veríamos afectados por este problema, pero sí en los vuelos Madrid-Lima, con más de doce horas de vuelo y varios husos horarios de diferencia.

¿Se puede hacer algo para mitigar los efectos del jet lag?

Os vamos a dar unos pequeños consejos para evitar el jet lag en los vuelos de largo recorrido:

En primer lugar, es fundamental aclimatarse al horario de nuestro destino con días de antelación. En este caso, adaptar las comidas y hábitos de sueño al huso horario de Buenos Aires.

A la hora de comprar los billetes de avión, debemos intentar que cuando lleguemos al destino todavía haya sol. En el caso de Buenos Aires, mejor el sol de la tarde. Si por ejemplo viajáramos a Tokyo que está al este, es mejor llegar con el sol de la mañana.

Otro buen consejo es intentar dormir mucho y bien antes de empezar el viaje. En el avión será más difícil que conciliemos el sueño, así que hay que dormir bien antes del viaje.

Durante el vuelo hay que intentar estar lo más cómodos que nos permita el vuelo, hidratarnos constantemente, no beber alcohol y adaptar las horas de sueño a las de nuestro destino.

Una vez lleguemos al destino debemos adaptar, inmediatamente, todos nuestros horarios de comidas y tomas de sueño a los de Buenos Aires.

Si el jet lag nos afecta demasiado en el destino, habría que tratarlo con melatonina. No obstante, es recomendable ir al médico para que valore el posible tratamiento.

Como veis, estos consejos para evitar el jet lag en los vuelos son muy sencillos y nos permitirán tener unas vacaciones mucho más placenteras.

Imagen | Pau