Consejos para hacer tu maleta

luggage-1482767_1920

Una maleta se puede hacer con más o menos ilusión y con más o menos quebraderos de cabeza. Siguiendo estos consejos harás de este trámite algo más rápido y sencillo para dedicarte a pensar únicamente en lo bueno de tus vacaciones. Antes de nada, ten en cuenta la maleta que necesitas en función del viaje:

MALETA DURA una maleta rígida del todo tiene muchas ventajas pero también muchos inconvenientes, entre ellos, que si se rompen lo hacen de verdad y tienes que sustituirla por otra. Ahora hay maletas semirrígidas que son una estupenda opción. Puedes cargarlas con lo que quepa de ellas y dan algo de sí, sin romperse.

MALETA BLANDA Lo bueno de estas maletas es que pesan menos que las rígidas, pero no son aptas para llevar cosas que puedan romperse fácilmente con un golpe. Tienen la ventaja de no sufrir daños en los aeropuertos y en los vuelos. También son buena opción si vamos a viajar en nuestro propio vehículo porque estaremos seguros de que legarán en buenas condiciones y ocupan mucho menos espacio.

MALETA CON RUEDAS Son las más utilizadas porque las hay de todos los tamaños y es lo más cómodo de transportar, especialmente desde una estación al hotel.

MOCHILA lo mejor si eres de espíritu aventurero e inquieto. Si lo tuyo no es llegar al hotel y no volver a ver la maleta hasta el día de vuelta de tus vacaciones, necesitas una buena mochila. Lo bueno de las mochilas es que puedes llevarlas como único equipaje de mano y no facturar con algunas aerolíneas sin no llevas demasiado peso.

Una vez elegida la maleta que concuerda mejor con nuestro equipaje, la duración del viaje y nuestro medio de transporte, debemos tener en cuenta otros aspectos:

  • Es importante tener en cuenta lo que necesitas sin excederte en el equipaje. Piensa dónde vas a ir, cuántos días, qué actividades vas a realizar y qué tiempo va a hacer.
  • Para organizarte sin olvidarte nada y tampoco pasarte puedes hacer una lista con lo que necesitas y cogerlo directamente. Ve tachando lo que tengas preparado.
  • Pon las cosas menos delicadas al fondo de la maleta, como los pantalones, para que queden en los exteriores y reserva el medio de la maleta para lo más delicado.
  • Rellena los huecos que te queden con otros objetos como zapatos, cinturones, un secador de pelo, calcetines y todo aquello que no precise ser doblado.
  • Los productos de higiene han de ir en un neceser independiente.
  • Si tienen correas o cintas elásticas para sujetar todo lo que has metido en tu maleta, úsalas.
  • Acuérdate de cubrir los zapatos en fundas o bolsas de tela, preferiblemente.
  • Si tienes prendas que se arrugan fácilmente, envuélvelas en papel de cebolla. Se arrugan menos.
  • Puedes aprovechar los zapatos para meter, por ejemplo, calcetines.
  • Identifica tu equipaje con tus datos por si ocurriese algún imprevisto.

¡FELIZ VIAJE!