Cuál es la mejor época para viajar a San Petersburgo

BlogsHalcon-Vacaciones-San Petersburgo
El clima es un factor de gran importancia a la hora de organizar un viaje. Es que demasiado calor o demasiado frío, nieve o lluvias pueden llegar a arruinar los planes que se tienen. Pues si de las vacaciones en San Petersburgo se trata, habrá que prestar especial atención.

Claro, es que se trata de un destino en el que las temperaturas pueden ser muy bajas y la nieve y el hielo podrían llegar a ser una molestia. Por tal motivo, queremos dar a conocer cuándo es la mejor época para visitar el lugar.

La temporada alta de San Petersburgo es la que se extiende entre mayo y septiembre, cuando el frío mengua y la temperatura es más agradable, alcanzando una media de 18°C.

La primavera llega en mayo y con ella el deshielo del río Neva y la aparición de la vegetación. El verano es la mejor época pero la que atrae a mayor cantidad de turistas. Así, si bien el clima acompaña la ciudad se ve invadida de visitantes, algunos de los cuales descienden de los cruceros que llegan a su puerto. En consecuencia, los precios son más elevados.

En tanto, uno de los principales atractivos de esta época son las llamadas Noches Blancas. Un fenómeno natural dado por la cercanía al Circulo Polar y que consiste en días muy largos en los que la luz solar puede llegar a durar entre 18 y 19 horas. De hecho, cuando el sol se oculta una luz sigue brillando, sin llegar nunca a la oscuridad absoluta.

De este modo, la temporada alta es la época ideal para aquellos que gustan de disfrutar de las actividades al aire libre, de recorrer una ciudad a pie y, claro, de aquellos poco afectos al frío.

Por su parte, la temporada baja en San Petersburgo es la que se extiende de septiembre a abril pero que, por otro lado, es la mejor época para aquellos cuya finalidad es la de realizar un viaje cultural, visitando museos, teatros, ir a la ópera o a ver ballet. Claro, dado que durante esos meses menos cantidad de gente visita la ciudad y, en consecuencia, menor cantidad de gente asiste a estos sitios.

En el otoño las temperaturas comienzan a bajar y los árboles a perder sus hojas. Un espectáculo hermoso, ideal para aquellos que no temen al frío.

En tanto, durante el invierno la ciudad de cubre de nieve, los canales y el río Neva se congelan y la temperatura media es de -5°C. Para valientes, amantes del frío y, claro, para aquellos que cuenten con la vestimenta apropiada.