¿Cuáles son los mejores asientos a bordo?

Blogshalcon-Vuelos-Cuales son los mejores asientos a bordo

Muchos viajeros inician sus vacaciones con un trayecto en avión. Para unos es un trámite fastidioso mientras que para otros forma parte de la experiencia. Pero la lógica dice que todos ellos, sea cual sea su motivo, querrán hacerlo en el mejor asiento posible. La pregunta consiguiente es ¿cuáles son los mejores asientos a bordo?

Como siempre, no hay respuesta única y definitiva porque todo dependerá de una serie de factores, buena parte de los cuales son completamente subjetivos a la par que otros están supeditados a la duración del vuelo o el tipo de aeronave.

Adoptemos, por ejemplo, el punto de vista de la seguridad. Si has visto imágenes de algún accidente te habrás fijado en que la cola casi siempre se conserva entera, por lo que se puede deducir que sentarse en esa zona incrementa las posibilidades de salvarse; hasta un 40% según algunos estudios.

Claro que hay otra forma de ver las cosas: quizá te sientas más seguro en los asientos de la salida de emergencia. Un lugar donde además dispondrás de mucho más espacio y podrás estirar las piernas, cosa imposible en el resto de plazas, cuya separación entre sí es de pocos centímetros. Por contra, a veces esos asientos no se reclinan demasiado (como los de la última fila). No obstante, siguen siendo los más solicitados.

El grado de reclinación del respaldo puede no ser especialmente importante en trayectos cortos pero en los de larga distancia, sobre todo si son nocturnos, resulta fundamental. Los aviones permiten desde 70 centímetros de ángulo hasta la horizontalidad casi total de las clases superiores. Si no viajas en estas últimas y eres de piernas largas quizá debas optar por elegir un asiento de pasillo, que te proporcionará algo más de espacio. Eso sí, cuidado con los pisotones.

Un asiento de ventanilla tiene la ventaja de las vistas, pero si viajas de noche desaparece tal ventaja y te obligará a pasar sobre tu vecino cuando quieras levantarte al baño, por ejemplo. Y aquí llegamos a otro punto importante. Sentarse cerca de los aseos te permite acceder a ellos más fácilmente pero, a cambio, te puede resultar molesto si quieres dormir, ya que se forman colas y te puede desvelar el ruido de las puertas y cisternas. El ruido también se incrementa si te sientas cerca de las turbinas o del apartado donde la tripulación prepara los carros de bebidas.

¿Qué pasa en los aviones grandes, con dos pasillos y filas en el centro de la cabina? Pues que éstas son las menos demandadas por los usuarios, según las estadísticas. Algo que puede convertirse en un interesante elemento a favor: a veces quedan asientos contiguos vacíos en ellas y eso te puede permitir aprovecharlos como cama para echar un sueño.

En suma, hay que sopesar un montón de cosas aunque, de forma general, se puede sugerir que para viajes largos mejor pasillo y para cortos, ventana.

Artículos relacionados