Cuba: sonora hasta en el nombre

Os proponemos un auténtico cóctel cubano

Cuba suena.  Su aire no es aire, son notas musicales, y se escuchan por todos los rincones. Ya sea paseando por el centro de La Habana como recorriendo sus barrios, siempre encontraréis un grupo cantando y tocando en directo que refleja a la perfección el carácter de los cubanos: la alegría es su razón de ser.
 
Viajar a Cuba

Foto:Pinterest/ Sara Buchanan

Todo el que aterriza en La Habana por primera vez queda cautivado por su mezcla: casas coloniales con fachadas reformadas y otras que parecen abandonadas, coches americanos de los años 50 que andan como uno nuevo, cubanos blancos, mulatos y negros… Todo son contrastes en la isla.

Una de las cosas que el turista siempre fotografía en Cuba son los coches. Estamos hablando que podréis coger taxis de los años 50 y que ellos reparan con el ingenio propio del que no tiene medios y tiene que adaptar piezas de otros coches e incluso crearlas. Los tienen sumamente cuidados, pintados de colores, con las tapicerías de cuero, parecen salidos de una película. Fijaros también en sus matrículas, son de diferentes colores  y suele ser un souvenir que muchos quieren llevarse.

Viajar a Cuba

Coches cubanos

Si queréis moveros por la ciudad lo recomendable es que sea a través de este tipo de taxis, y que siempre zanjéis el precio por adelantado. También podéis probar un viaje en Cocotaxi, toda una experiencia.

Enseguida percibiréis la influencia española y americana en su arquitectura. Por un lado, podréis ver el edificio de El Gran Teatro de la Habana (el más antiguo del Nuevo Mundo), con 2.000 butacas y que bien podría estar situado en la Gran Vía Madrideña.

Viaje a Cuba

El Gran Teatro de La Habana. Foto: Halconviajes.com

Es curioso como ellos también tienen su propio Paseo del Prado (oficialmente se llama Paseo Martí), inspirado en el de Madrid. Os recomendamos que déis un paseo por esta avenida ya que las fachadas de los edificios son de colores pastel.

Y por otro lado, el Capitolio está inspirado en el que se encuentra en Washington o las casas por construidas en El Vedado, barrio residencial, tienen ese aire americano de la época.

Si tuviéramos que hablar de una plaza representativa de Cuba ésta es sin duda, La Plaza de la Revolución. Considerada el espacio público de concentraciones por excelencia, todo el que visita La Habana tiene una fotografía “obligada” : la que aparece el enorme mural del Che Guevara en el edificio del Ministerio del Interior, con la frase que pronunció y que pasó a la historia “Hasta la victoria siempre”.

Viajar a Cuba

Libros antiguos en la Plaza de Armas. Foto: Halconviajes.com

Una plaza donde se respira cultura es la Plaza de Armas. Fue la sede del poder durante 400 años y era donde vivían las autoridades más importantes. El Palacio de los Capitanes Generales, el Palacio Presidencial (Museo de la ciudad en la actualidad), o el palacio del Segundo Cabo se erigen como edificios destacados. En este encantador espacio se venden libros antiguos, por lo que los que les apasione la lectura encontrarán verdaderas reliquias de principios de siglo a buen precio.

Desde esta plaza se llega al Malecón, y justo allí se puede cruzar al otro lado, para asistir al “cañonazo”. Cada noche a las nueve en punto tiene lugar esta tradicional ceremonia, que consiste en disparar un cañón desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.  Su origen se remonta al s.XVIII cuando lo utilizaban para anunciar la apertura y cierre de las puertas de la ciudad.

Y para terminar vuestro viaje a Cuba, no dejéis de visitar todas las plazas que hay en la Habana Vieja: La Plaza de la Catedral, la Plaza de San Francisco de Asis, la Plaza Vieja y por supuesto, tomaros un mojito de camino en La Bodeguita de En Medio o un daiquiri en La Floridita, el local favorito de Hemingway al que acudía cada vez que estaba en la isla y donde su estatua tiene un sitio privilegiado en la barra.

Viajes a La Habana

La Floridita. Foto: Halconviajes.com

Artículos relacionados