Cuba: un paseo en coco taxi por La Habana

La Habana es una ciudad que, más allá de la ciudad Vieja, del Vedado, del Malecón, del Morro y del Castillo de San Carlos, vale la pena recorrer. Pues una forma original de hacerlo es a bordo de los llamados coco taxis.

Es que durante las vacaciones, habrá que probar diferentes sensaciones y experiencias. Pues en la capital de Cuba, este tipo de transporte es una pintoresca manera de pasear por sus calles aprovechando el buen clima de la isla.

Se trata de una serie de vehículos de particular formato. Como su nombre lo indica, su forma redondeada le hace lucir como un coco. En tanto, es básicamente una motocicleta o triciclo con una carrocería y techo redondeado, dejando descubierta la parte delantera.

Su capacidad es para sólo tres personas: el conductor y dos pasajeros en la parte trasera. Su pequeño tamaño no permite llevar demasiado equipaje, lo que convierte a los coco taxis en una opción para pasear.

Pintados de color amarillo, se los puede encontrar circulando por las calles de La Habana o detenidos en sus paradas oficiales. En tanto, si bien se supone que cuentan con una tarifa específica, siempre es mejor hablar con el conductor, explicarle el destino o el paseo que se desea realizar y preguntar cuánto costará el paseo antes de subirse. De ese modo, se evitará cualquier tipo de confusión.

Cabe destacar que no se trata de la opción más asequible. De hecho, viajar en coco taxi puede llegar a ser más caro que hacerlo en un taxi corriente con las comodidades y seguridad que un coche puede ofrecer.

De todas formas es una experiencia diferente que vale la pena probar durante las vacaciones en este destino del Caribe. Es que los coco taxis se han convertido en todo un símbolo de La Habana. Tanto que sus réplicas se venden a modo de souvenir de la ciudad.