Curiosidades de Ginebra

Secretos de la ciudad suiza

Hoy hacemos un recorrido por algunos de los lugares que os fascinarán si tenéis en mente viajar a Ginebra. Además de ser puntuales como un reloj suizo, de tener uno de los mejores chocolates del mundo y de poseer todo tipo de armas para el viajero (cual navaja suiza) os recomendamos algunos de sus rincones.
Viajes a Ginebra

Plaza de las Naciones, Flickr/ Beto Godoy

– El banco más largo del mundo:

De todos es sabido que Suiza es el país de los bancos, pero pocos sabrán que en Ginebra se encuentra otro tipo de banco, y que además ostenta el título de Récord Guinness como el banco más largo del mundo. Y además de permitir que cualquiera que lo desee pueda sentarse (nunca habrá problema de sitio), es un lugar magnifico para hacer una parada, ya que se encuentra en un gran parque, muy cercano al centro y desde donde se pueden admirar unas vistas maravillosas.

– La belleza de la Iglesia Ortodoxa Rusa:

No os creáis que os encontráis en San Petersburgo, aunque se parece. Las cúpulas doradas son inconfundibles, es la Iglesia Ortodoxa Rusa. Una arquitectura que sobresale de la construcción típica suiza, y que muestra el peso de la comunidad rusa que hay en Suiza.

– El bosque “encantado” de Ginebra:

Viajar a Ginebra

Jet de l’eau. Flickr: littlemisspurps

Como si os adentrárais en un cuento de hadas. Así es este bosque de Ginebra que tiene elementos naturales que parecen sacados del cuento de Alicia en el País de las Maravillas. Si sois amantes de la fotografía de paisajes, este bosque será un buen es

– La silla de las tres patas, en la Plaza de las Naciones:

Su nombre se debe a la sede de ONU (Organización de las Naciones Unidas) y se encuentra rodeada de otros importantes edificios para la ciudad y para Suiza, como son: La Organización Mundial de la Salud, La Organización Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Su principal monumento es una enorme silla con tres patas situada en el centro de la plaza, que representa la oposición a la guerra y los daños causados por las minas antipersonas.

Mirador de Lord Byron:

Situado en uno de los barrios más privilegiados de la ciudad, un estilo al de Beberly Hill. El nombre de este mirador viene de cuando antaño, el escritor lo utilizaba como fuente de inspiración, de hecho, encontraréis escrito su nombre allí.

– El barrio de los pitufos:

En realidad su auténtico nombre es Les Grottes (las grutas). Un barrio que se convirtió en el refugio de los artistas y bohemios de la ciudad.  Las curvas y los colores de los edificios tienen un “Aire Gaudí”.

– Le Jet d’eau:
Y por supuesto, no podemos dejar de hablar del “símbolo” de Ginebra, la fuente con el chorro de agua más alta, 140 metros de altura que se encuentra en medio del lago Lehman. Es magnifico poder disfrutar de un día de sol junto a este paraje, y dar un paseo se convierte en una delicida suiza, y es una manera de simbolizar la pureza de esta ciudad.

Si os han fascinado algunos de estos rincones curiosos, no dudéis en visitarlos, ahora Air Europa tiene una ruta que os llevará hasta el corazón de la ciudad.

viajar a Ginebra

Les Grottes. Foto: Flickr/munksynz

Artículos relacionados