Da vueltas sin parar junto al Sombrerero Loco

954802_10151601747197871_905044159_n

El Sombrerero Loco nos recibe en su fiesta del té y nos promete la mayor diversión posible: ¿qué te parece si para esta fecha tan importante te sientas y meriendas con nosotros en Disneyland® Paris? ¡Cuidado con lo que te puedas encontrar en Mad Hatter’s Tea Cups, quizá algo te haga más grande o más pequeño!

¡Feliz no-cumpleaños!

¿Cómo? ¿Que no sabes qué celebramos? Pues lo mismo que todos los días: nuestro no-cumpleaños. Y no sólo el nuestro, si no también el tuyo, así que ven y únete a nosotros. El mismo Sombrerero Loco te invita a que te sientes ¡en una taza! En el País de las Maravillas, las tazas no sólo sirven como vasija si no que también se pueden usar de asiento. Y no unos asientos normales…

Estas especiales tazas son de un tamaño descomunal para que entren dentro hasta cuatro personas, y además giran sobre sí mismas al ritmo de la música alrededor del jardín. ¡No es una fiesta que te puedas perder! Ni siquiera el conejo blanco quería dejar pasar la oportunidad. La decoración, la música, los colores y los alrededores de esta atracción… todo va a hechizarte hasta que pierdas la noción del tiempo.

El as en la manga de esta atracción es que se adecua al ritmo de cada uno: cada taza tiene en el centro una manivela que puedes girar para que la taza gire aún más rápido. Esto le da a cada taza una independencia que viene genial a los que les guste la velocidad extrema: el límite lo pones tú y la fuerza que tengan tus brazos.

Consejos

Aunque al principio pueda parecer una atracción bastante tranquila, al ser infantil, pero no os confiéis: las tazas pueden alcanzar una velocidad que no todo el mundo puede llevar, y cualquiera puede acabar mareado. Poneos de acuerdo antes de subir o acabaréis atrapados en un torbellino sin posibilidad de escapar.

La cola de espera no suele ser muy larga pero tampoco corta. Las mejores horas, por la mañana o justo antes de cerrar el parque. Aprovecha las Extra Magic Hours para tener un poco más de intimidad (cuando cae el sol y se encienden las luces, ¡dicen que las vistas son increíbles!).