Decir España es decir el turismo rural

Ya sea por las circunstancias que nos toca vivir, o por el deseo que todos los amantes de este gran placer, que es viajar, tenemos, estos días no se deja de hablar del Día Mundial del Turismo. Que, este año, tiene como lema “Turismo y desarrollo rural”.

Si de algo podemos estar orgullos los españoles es de nuestra oferta turismo rural. En concreto, del esfuerzo que, en los últimos años, ha realizado nuestra España rural para adaptarse de manera sostenible a las nuevas necesidades y exigencias del turista. Con la amplísima oferta, la cantidad de parques naturales, parajes y pueblos con encanto que hay nos es imposible hacer recomendación alguna. Sería injusto, por lo que vamos a hablaros de los tres últimos lugares en los que nos hemos sentido turistas rurales.

La Alpujarra

La Alpujarra Granadina es uno de esos lugares en los que nada más llegar sabes que te esperan mil aventuras que vivir. Siempre con la altiva mirada del Mulacén, la Alpujarra te abrirá sus brazos como lo ha hecho durante siglos a todos sus viajeros, desde el escritor Gerald Brenan, pasando por el pintor Julio Romero de Torres y terminando en la comunidad Hippie. Estos últimos son los pelúos (como los denominan los alpujarreños) que, en los 60, se afincaron y ahora regentan gran parte de los hoteles y casas rurales. Sus barrancos acogen a pueblos blancos con tanto encanto como contraste, Bubión, Pampaneira o Capileira. De su gastronomía, únicamente decir que está a la altura de famoso Jamón de Trevélez.

El Lago de Sanabria

En Sanabria (Zamora), se esconde el lago natural más grande de España y uno de los más importantes de toda Europa. Nacido del deshielo de un antiguo glaciar cuenta con varias playas de arena y piedra entremezcladas con árboles y naturaleza en las que está permitido tanto el baño como la pesca. Miguel de Unamuno quedó tan prendado que se inspiró en este increíble lugar para escribir “San Manuel Bueno, Martir”. Santuario de pescadores, también es perfecto para practicar senderismos, piragüismo, rutas a caballo, descenso en canoa y hasta parapente. Un lugar para disfrutar, en pareja o en familia.

Parque Natural de Somiedo

Si visitas el Parque Natural de Somiedo (Asturias), entenderás rápido por qué es el lugar con más concentración osera de España. En esta Reserva de la Biosfera, encontrarás un monte virgen con zonas casi inaccesibles, lagos de montaña y una concentración de fauna inusual de la que destaca su famoso urogallo y por supuesto, el oso pardo. No dejes de visitar sus curiosas Brañas con sus teitos cuidados y conservados a la perfección. Pero sin duda, lo que más te sorprenderán serán sus gentes que te abrirán sus casas y dejarán que pases por sus vidas como uno más de la familia.

Sí, porque decir España es decir turismo rural de alto nivel, turismo sostenible, turismo moderno, pero sobre todo turismo muy, muy atractivo. España es un destino natural de grandes contrastes, de tentadores parajes, de oníricos lugares, pero, sobre todo, de gentes, de personas, de pueblos, de pedanías, de aldeas… Las gentes rurales de este país son lo que da sentido al turismo, los que dan calor al turista y los que hacen de cada viaje una gran experiencia. Por eso, este otoño apoya el turismo rural viajando a alguna de estas zonas: https://www.halconviajes.com.