Delta estrena instalaciones en el aeropuerto JFK

Delta estrena instalaciones en el aeropuerto JKF (John Fitzerald Kennedy) de Nueva York. De hecho lo hizo la semana pasada, con asistencia de las autoridades aeroportuarias de la ciudad y Nueva Jersey, esperando trasladarse completamente en 2015.

Concretamente es en su Concourse B, en la nueva terminal número 4, la misma en la que opera también la socia de Delta, Virgin Atlantic y que reemplaza a la abierta por Pam Am ya en 1960, entonces considerada casi futurista.

Una zona recientemente remodelada tras unas obras que afectaron a más áreas del complejo y costaron 1.400 millones de euros. Dichos trabajos han permitido aumentar la superficie en 32.000 metros cuadrados más, lo que hace que hoy tenga un total de 186.000, convirtiéndose así en una de las mayores de EEUU, aunque sin llegar a los tamaños colosales de los aeropuertos asiáticos.

Desde hace tiempo y hasta el pasado 22 de mayo, Delta había empezado a promocionar las nuevas instalaciones de una forma muy original: recreándolas a escala más pequeña en el Soho, un popular barrio de la parte sur de Manhattan, con todo lo que pueden encontrarse, ahora ya de verdad, en la T4 del aeropuerto neoyorquino. Al lado de dicha recreación, que incluía la cabina de un avión con el nuevo modelo de asiento, se había abierto una tienda, una exposición de arte y un restaurante dirigido por la prestigiosa chef Michelle Bernstein.

Pero los usuarios ya no necesitan imitaciones, puesto que la aerolínea norteamericana ya ha inaugurado su equipamiento en la T4 auténtica. Así, un pasajero de Delta disfrutará de zonas renovadas para hacer el check-in a las que se suma una exclusiva Sky Priority, un mejor sistema on line para la gestión de equipajes y nueve puertas más de embarque para vuelos internacionales, así como otras siete remozadas.

Asimismo, se podrá disfrutar de otras comodidades como los más de dos mil metros cuadrados del Delta Sky Club, que incluyen una terraza exterior llamada Sky Deck, de nuevas oficinas aduaneras para la reclamación del equipaje y de un control de seguridad centralizado. En otro orden de cosas, el 75% de los asientos de la terminal cuentan con tomas eléctricas y el cliente tendrá a su disposición más tiendas y restaurantes, como Blue Smoke o Shake Shack.