Diez quejas de las azafatas sobre los pasajeros

Blogshalcon-Vuelos-Diez quejas azafatas sobre pasajeros

El pasado lunes 11 de febrero el Blog de Paco Nadal, de la comunidad El Viajero (El País), publicó un curioso post titulado 10 cosas que las azafatas no soportan de los viajeros, recogiendo las opiniones de una de ellas, autora a su vez del blog Teleazafata.

Le da la vuelta así a la habitual lista de quejas de los pasajeros, demostrando que los TCP (tripulantes de cabina de pasajeros) también tienen que aguantar las impertinencias y mala educación de muchos turistas. Algunas de las cosas quizá sean un poco exageradas, motivadas más que nada por la necesidad de rellenar la decena propuesta, pero otras deberían servir para que muchos cambiaran de actitud a bordo.

Pues bien ¿cuáles son esas 10 pegas con que los viajeros martirizan a la tripulación del avión en vuelo?

1-La primera, los pisotones. O, para ser exactos, la falta de disculpas tras uno. Claro que eso es extensible a la vida común.

2-Obstruir el pasillo con las piernas, impidiendo el paso del carrito de bebidas, que está diseñado a medida. La cosa no pasaría a mayores de no ser porque algunos se enfadan cuando se lo dicen.

3-Levantarse del asiento antes de que el avión se detenga, tras el aterrizaje. Da igual que por megafonía se avise de no hacerlo; al parecer siempre hay prisa.

4-Pedir ayuda para subir la maleta al compartimento cuando uno tiene fuerza para hacerlo por sí mismo. Otra cosa son los niños, ancianos o embarazadas.

5-Usar el móvil a escondidas al despegar o aterrizar. Está prohibido pero, al igual que pasa en los cines, siempre hay alguien que no hace caso.

6-Levantarse al baño cuando se enciende la señal de permanecer en el asiento con el cinturón puesto. ¿No se puede ir antes o después?

7-Oprimir el timbre en vez de la luz. Que levante la mano el que nunca se haya equivocado.

8-Quitarse los zapatos. Algo que no sólo puede molestar a la tripulación sino también a otros pasajeros, especialmente si se ponen los pies sobre el asiento para dormir.

9-Dejar basura en el bolsillo del asiento. Hay que tener en cuenta que el avión seguramente volverá a hacer un viaje ese mismo día y así se dificulta la labor de limpieza.

10-Pedir alguna consumición cuando ya se ha recogido el bar. Hay que procurar pensarlo antes.

Gema Ligero
, la azafata que confesó este decálogo que combina queja con humor, todavía añadió una undécima cuestión, más esperpéntica que las anteriores: intentar ligar con el personal dejándole una nota con el número de teléfono. Vivir para ver.