Ek Balam, un rincón único en la Riviera Maya

ek_balam
Entre los muchos yacimientos arqueológicos que se hallan a lo largo y ancho de la Riviera Maya, resuenan con frecuencia Uxmal, Tulum y uno de los más visitados, Chichén Itzá, desde luego monumentos de gran importancia y una ventana al pasado glorioso de tan rica cultura. Pero más allá, hay una serie de otros yacimientos que aún están por descubrir y que guardan infinidad de secretos. Uno de ellos es Ek Balam, impresionante sitio arqueológico en el estado de Yucatán, por el que vale la pena plantearse unas vacaciones en la Riviera Maya.

Situado a tan solo 40 Km de Chichén Itzá, Ek Balam o “jaguar negro” en maya yucateco, es uno de los yacimientos mayas más antiguos y mejor conservados en la actualidad. Se cree que sus cimientos se fundaron hacia el año 300 a.C., mucho antes que otros de los yacimientos más conocidos cuyo apogeo se centra en un período entre los años 300 y 1.200 d.C. Un aspecto muy interesante de Ek Balam es cómo fue descubierto.

Enterrado en un montículo bajo el efecto de siglos de viento, tierra y una densa vegetación, Ek Balam fue descubierto por casualidad por el francés Desiré Charnay en 1886, y dado que Yucatán es un territorio completamente plano, se puede asumir que cada colina o montaña que haya sido encontrada, seguramente esconde una estructura maya en el interior. En Ek Balam se han encontrado más de 50 edificios maya, de los cuales se han recuperado y restaurado 17.

El lento y arduo trabajo de restaurar todas estas estructuras comenzó en 1994, y lentamente el sitio comienza a ser más conocido. Entre los monumentos más representativos de Ek Balam podemos encontrar la Acrópolis, un enorme complejo de 32 metros de alto y 162 metros de largo, donde se encuentra la tumba de Ukit Kan Le’k Tok, líder maya descendiente de los fundadores de la dinastía de Ek Balam. La espectacular fachada llamada “el altar del jaguar”, está llena de detallados elementos decorativos, numerosos aposentos y una escalinata que revela una panorámica completa del yacimiento.

Otros edificios completan los sitios de interés de este yacimiento, como el Palacio Oval, el Observatorio Astronómico, el Juego de Pelota y el Arco de entrada, por donde se encontraba el acceso al recinto sagrado, así como dos grandes estelas (piedras talladas) que cuentan la historia de sucesión del poder de Ukit Kan Le’k Tok a su hijo.

Ek Balam es considerado actualmente como uno de los mejores vestigios de la civilización maya, y un tesoro de la humanidad, cuna de un gran desarrollo artístico y constructivo. Una excursión que no debes perderte si viajas a la Riviera Maya de la mano de Halconviajes.com, que te acerca a México y otros destinos del Caribe, con unas ofertas de viajes todo incluido para tu mayor comodidad.