La Cueva Azul de Malta

Una postal mediterránea en tonos añiles

El archipiélago maltés, formado por Malta, Gozo y Comino, nos ofrece paisajes naturales espectaculares en sus tres islas. La mayor de ellas, que da nombre al país, tiene al sur un lugar que nos recuerda a las más bellas postales del Mediterráneo estival: la Gruta Azul.

Malta Halconviajes.com

la Cueva Azul. Foto: Flickr/ davebowman

Blue Grotto, o That il-Hnejja en Maltés, es el nombre que recibe una serie de cavernas marinas en el suroeste de la isla, cerca de la población de Zurrieq. Junto a ella hay un islote deshabitado, Filfla. Se puede llegar hasta este lugar en pequeñas embarcaciones o en barcas a motor que tardan unos 20 minutos en llegar.

Este rincón es famoso por la riquísima paleta de tonos azules que muestran sus aguas, provocados por las paredes de las cuevas y los rayos del sol, especialmente desde la hora en que amanece hasta el mediodía, por eso y para verlo poco masificado –es una de las mayores atracciones naturales de Maltase recomienda visitarlo temprano. Los minerales rocosos también nos dejan apreciar reflejos ocres y verdes en estas  seis cuevas bajo las cuales se puede navegar.

Este lugar ha maravillado a sus visitantes, y como cualquier escenario con encanto ha dado lugar a leyendas según las cuales los cantos de las sirenas que allí moraban, desorientaban a los marineros. También ha seducido al cine, y es que  la Gruta Azul de Malta fue escenario de grabación de la película Troya, que protagonizaba Brad Pitt.