El Festival de las Luces en las Cataratas del Niágara

Blog Halconviajes-El Festival de las Luces en las Cataratas del Niagara

A veces, la intervención del Hombre puede conseguir lo que a priori parecía imposible: embellecer aún más un espectáculo creado por la Naturaleza. Es lo que ocurrirá desde este mes hasta enero con el Festival de las Luces en las Cataratas del Niágara.

Si visitar ese paraje, sin duda uno de los saltos de agua más impresionantes del mundo, siempre constituye una opción a tener en cuenta cuando pases tus vacaciones en Ontario, Canadá (o incluso en la costa Este de EEUU, ya que está justo en la frontera entre ambos países), hacerlo en invierno te permitirá dar una perspectiva distinta y original al momento: la posibilidad de contemplar las cataratas de noche.

¿Por qué? Porque durante los meses de noviembre y diciembre, hasta principios de enero, se desarrolla el Winter Festival of Ligths, que consiste en la iluminación de ese fenómeno natural mediante un sistema ad hoc e incluso efectos pirotécnicos que resaltan la belleza del sitio aprovechando además que el entorno está cubierto por una blanca capa de nieve.

No sólo eso. Si tienes suerte incluso podría coincidir tu estancia con algo que no ocurre con demasiada frecuencia: que el agua se congele y las cataratas queden extraña e hipnóticamente inmóviles, otorgando un aspecto fantástico al paisaje. Entero, puesto que la iluminación se extiende a todo el parque e incluso la ciudad; los propios habitantes colaboran iluminando el exterior sus casas.

El Festival de las Luces se inaugura con un show de fuegos artificiales en el cercano Queen Victoria Park. A partir de ese momento se irá sucediendo un amplio programa de actividades, entre las que no faltarán la consabida cabalgata de Santa Claus, pruebas deportivas populares -hay una marcha de cinco kilómetros-, conciertos de música clásica y muchas cosas más.

Todo ello con la referencia continua de ese telón de fondo que son las Cataratas del Niágara pero iluminadas por unos tres millones de puntos de luz, tal cual se tratase de una colosal fuente luminosa, encendidos solemnemente justo al acabar la pirotecnia. Una pantalla policromática sobre la que se proyectan también motivos variados, a menudo basados en películas de dibujos animados.

Recuerda que estas cataratas, formadas hace diez mil años, se componen de dos saltos muy similares en altura entre sí, aunque uno es más ancho que el otro. Separados ambos por la Goat Island, aún hay un tercero llamado Velo de Novia. Los puedes contemplar todos desde el paseo que discurre justo enfrente o los miradores acondicionados para ello, aunque la sensación será más intensa acercándose o pasando por debajo en la lancha de algún tour fluvial.

Artículos relacionados