El fracaso de La Roja y otros países en el Mundial de Brasil: los por qués

Blogdeportes-Halconviajes-FracasoLaRojaDelBosque

El Mundial de Brasil 2014 nos ha traído grandes decepciones, algunas inesperadas como la eliminación en la primera fase de La Roja, la Selección Española de Fútbol, Italia e Inglaterra. Que España, vigente campeona, fuera la primera escuadra eliminada en esta Copa del Mundo da que pensar sobre qué preparación, psicológica y física, tuvieron los seleccionados. También se ha puesto en tela de juicio al seleccionador español, Vicente del Bosque, el único que ha dado una Eurocopa y un Mundial a nuestro país, y a un equipo que pareció en todo momento estar en otra parte menos en el campo, que quería pero no podía, que fue vapuleado por equipos, a priori, inferiores.

La Selección Española vapuleada por equipos inferiores

No hay que buscar culpables. Aquí como en Fuente Ovejuna, todos y ninguno lo fueron. Tantas expectativas había en la afición que ver la debacle sufrida por España en el primer partido con Holanda es todavía hoy una especie de pesadilla.

La Selección Española de Fútbol ya está en casa, los jugadores llegaron el lunes pero no quisieron dar la cara ante los aficionados que les esperaban en el aeropuerto. ¿Cobardía? ¿Mejor así? Que Vicente del Bosque ofreciera una rueda de prensa en la que prácticamente lanzó balones fuera sin explicar las verdaderas razones de esta debacle, sin haber dimitido o haber puesto su cargo a disposición de la Real Federación Española de Fútbol, es muy significativo.

Todo esto es muy típico de la idiosincrasia española. Entre todos la mataron y ella sola se murió. La Roja paso de la noche a la mañana a ser etiquetada con ese gracejo tan nuestro como «La Floja». Para muestra dos ejemplos: las ‘cantadas’ de Iker Casillas, San Iker, contra Holanda en al menos tres goles, verlo arrastrase por el suelo como si fuera una novato, o la cabalgada de Robben, que le ganó el pulso a Ramos en uno de los goles, nos van a quedar grabadas a hierro y fuego en la memoria.

La Selección Española estuvo mal, muy mal. Y no vale la excusa de que llegaron agotados por la competición, porque muchos de sus rivales habían tenido una temporada igual de complicada que nuestros jugadores. Otro dato que quizás haya pasado desapercibido fue la elección de Curitiba como ciudad de concentración de La Roja. Como campeones deberían estar alejados del bullicio, pero mientras los holandeses estaban en Copacabana, nuestra escuadra permanecía en una fria ciudad con un clima muy distinto al de las ciudades en las que íbamos a jugar.

Las vacas sagradas de La Roja no estuvieron muy acertadas

Como poco, suena raro. Nadie dice que los jugadores no tenían ganas pero las ‘vacas sagradas’ de nuestra selección no estuvieron muy acertadas. Ni la portería, ni la zaga, ni los que distribuían el juego, salvo Iniesta, que lució el escudo de La Roja como debería, ni la delantera estuvieron como esperábamos.

¿Acaso hubo un problema de elección de alineaciones? Puede ser. Entre los 23 convocados. Ni Mata, ni Villa, ni Cazorla, ni siquiera Coque o Juanfran entraron en los 11 teóricamente titulares. Piqué fue un horror, Xavi estuvo desconocido, Diego Costa, el revulsivo y la apuesta personal de Del Bosque en la delantera, no funcionó. Tampoco cracks como Xabi Alonso, Cesc Fábregas, Jordi Alba o David Silva estuvieron lucidos.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=nv2yXstQFCI[/youtube]

El tiki-taka español no se vió por ningún sitio. Los holandeses nos borraron la sonrisa y las esperanzas de un plumazo con un 1-5 que podría haber sido más abultado. Y lo del partido de Chile fue una broma casi macabra. Los de La Roja parecían zombies deambulando por el campo, sin mordiente, sin posesión de balón y sin creérselo.

Salvamos la honrilla con Australia con un ficticio 3-0 en el último partido que no sirvió para nada. Una primera parte en la que Villa, Juanfran y otros suplentes hicieron lo esperado, pero una segunda parte sin brillo alguno. ¿Es tiempo de una renovación? Sí, totalmente sí. Desde la portería a la delantera. Hay mucho talento que se quedó ‘chupando’ banquillo y mucho fuera de la convocatoria. ¿Nadie se acordó de Llorente? Los Deulofeu, Jesé, Isco, Denis Suárez, Oliver Torres, Manquillo, Moreno, Iturraspe, o buena parte de los Sub-21, están ahí para ese recambio necesario.

Vicente del Bosque, que sustituyó sin merecerlo a Villa en su despedida de la selección, debería haber tomado nota de lo que ha hecho el seleccionador italiano, Cesare Prandelli, que una vez que la escuadra azzurra quedó eliminada también en primera ronda presento su dimisión irrevocable de su cargo.

Italia e Inglaterra también eliminadas pero dieron una mejor impresión que nuestra selección

Y eso que Italia hizo un gran primer partido contra Inglaterra, practicando un fútbol casi calcado del que antaño hacía nuestra selección, dejando a un lado su personalísimo ‘catenaccio’, y luchó lo indecible tanto con Costa Rica como contra Uruguay. Por lo menos, los transalpinos, capitaneados por un grandísimo Pirlo, el Iniesta italiano que abandona la selección, dejaron el pabellón alto.

Lo mismo se puede decir de Inglaterra, que no paso del empate con Costa Rica, pero jugó un gran fútbol con Italia a la que tuteó e incluso pudo incluso haberse llevado la victoria en su enfrentamiento. Con Uruguay no estuvieron acertados pero no se vió la debacle de La Roja en ningún momento. Por ahora, Roy Hodgson, el mister inglés, no ha dicho nada sobre futuro.

Portugal tampoco se salva de la quema. Cristiano Ronaldo, tocado en su pierna, y sin acierto de cara a la portería, no ha sabido ni ha podido dirigir a un equipo sin rumbo. El partido contra Estados Unidos del pasado domingo en Manaos, que empataron en el último minuto del descuento, lo dice todo.

¿Son mejores otras selecciones que las de las tres ligas más importantes del mundo? No parece ni que Argentina, muy débil si no contasen con Messi, la anfitriona Brasil, Francia o Bélgica, ya clasificadas para Octavos de Final, hayan dado muestras de esa superioridad que han mostrado los marcadores. La correosa México, los talentosos Ecuador o la peligrosa Alemania suenan como grandes apuestas para las siguientes rondas. Esto es fútbol y cualquier cosa puede pasar, pero el Mundial se juega en Brasil y ya se sabe que la afición va a llevar en volandas a la canarinha. Se admiten las apuestas.