Historia y curiosidades del Hipódromo de La Zarzuela

Uno de los lugares más emblemáticos de Madrid es el Hipódromo de La Zarzuela. Un espacio de ocio y esparcimiento que desde que se construyó ha sabido reinventarse e innovar. Sus instalaciones deportivas de primer nivel y las emociones que se despiertan en su interior hacen que sea el sitio perfecto para disfrutar con amigos y familia.

Las carreras de caballos se habían convertido en el mejor pasatiempo en nuestro país. De hecho, se tiene constancia de la primera carrera que tuvo lugar en la finca de Los Duques de Osuna fue en 1835, por lo que sería el comienzo del Turf español.

En esos años las carreras no tenían reglamos y se hacían en fincas, en el Paseo de las Delicias y en la Casa de Campo.  En 1841, el Duque de Fernán Núñez trajo a España a Pagnotte, el primer semental pura sangre inglés, que dio cuatro ganadores del Gran Premio Nacional, posteriormente Gran Premio de Madrid.

Fotos antiguas de El Hipódromo de La Zarzuela

Madrid, mayo de 1918. En el Hipódromo de la Castellana. Un aspecto de la pista durante la celebración de la tercera carrera. Foto: Ramón Alba / ABC Foto

En 1867 fue aprobado el código de carreras francés como propio para mejorarlo en 1876 con algunos artículos del Jockey Club inglés.

Sin embargo, no fue hasta el 31 de enero de 1878, aun sin las obras totalmente terminadas, cuando se inaugura el Hipódromo de La Castellana, coincidiendo con los esponsales de Alfonso XII con María de las Mercedes de Orleans. Desde entonces, este recinto en pleno barrio de Chamberí, se convertiría en un centro de reunión de la sociedad de la época.

El crecimiento de la ciudad de Madrid hizo imprescindible un cambio de lugar del hipódromo. En enero de 1933 se produce una orden de caducidad de la concesión para utilizar los terrenos del hipódromo de La Castellana, ya que estaba situado una de las vías de expansión de Madrid y en esos terrenos se había proyectado construir los Nuevos Ministerios. En el verano de 1934 se dio el visto bueno para la construcción del Hipódromo de La Zarzuela

Los arquitectos Carlos Arniches y Marín Domínguez y el ingeniero Eduardo Torroja fueron los encargados de construir una de las obras maestras de la arquitectura madrileña del siglo XX.

Con una superficie de 110 hectáreas (un tamaño similar al que ocupa el Parque de El Retiro) es uno de los pulmones de la capital. Posee 3 pistas de arena, una de 1.500 metros para la competición y otras dos para los entrenamientos de 1.400 metros y la segunda de trote, de 300 metros. Su pista de hierba para competición tiene 1.725 metros de perímetro, una superficie de 8,1 hectáreas, una anchura de 45 metros y una recta de 500 metros que se prolonga 700 metros más.

Halcón Eventos apoya las carreras de caballos en el Hipódromo de La ZarzuelaTiene unas instalaciones pioneras, sin ir más lejos, la tribuna del Hipódromo de La Zarzuela fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento. Se empezaron a construir en 1935, aunque no se inauguraron hasta mayo de 1941, debido a la Guerra Civil.

Con el paso de los años el Hipódromo de La Zarzuela fue incorporando todos los adelantos que iban produciéndose en Europa en el Turf. Por ejemplo, a finales de los 50 y principios de los 60 mejoraron las pistas de entrenamiento, terminaron las instalación de los jockeys, la enfermería.  Comienzan las apuestas, una mayor afluencia de público y un mayor número de caballos.  En 1968 el Gran Premio de Madrid reparte por primera vez la suma de un millón de pesetas en premios y un año más tarde se compró en Francia una máquina fotográfica para la llegada, la famosa foto-finish.

Después en los años 70 llegaría el sistema de cajones para la salida de los caballos, la pista de steeple-chase, el totalizador de apuestas y hasta el control antidopaje.

Las carreras de caballo es un espectáculo único

La emoción del Turf

El Gran Premio de Madrid es la carrera más prestigiosa del calendario turfístico en nuestro país. La primera edición se corrió en 1919. Desde 1941 hasta nuestros días, la gran carrera se ha celebrado en el Hipódromo de La Zarzuela con la excepción de los doce años que trascurrieron desde 1994 a 2005, ambos inclusive, en los que no se disputó: primero, por ser retirada del calendario de carreras y, después, por los nueve años en los que el recinto permaneció cerrado.

En sus tres primeros años, la carrera se disputó sobre una distancia de 2.500 metros. En 1922 y 1923 la distancia a recorrer fue de 2.400 metros, para volverse a aumentar a los 2.500 metros, metraje que se mantiene en nuestros días.

El Gran Premio de Madrid siempre fue la prueba de mayor dotación de las que se disputaban en  la capital y de las que se corrían en todo el país. Además, se la considera una carrera intergeneracional, donde caballos y yeguas de tres años se veían las caras con los “viejos” más curtidos.

Ahora el Hipódromo de la Zarzuela se ha convertido en el sitio de moda de los fines de semana y más ahora con el calendario de actividades y eventos que hay programados para este verano en el OpenHZ: moda, deporte, música… y sobre todo, las carreras de caballos más apasionantes.

Artículos relacionados