El Be Live Villas Mirador de Lobos y su campo de golf propio

Campo golf Villas Mirador Lobos

Una de las modalidades temáticas que se están imponiendo en el sector hotelero desde hace ya un tiempo es el golf. Este deporte experimenta un boom que ha dado lugar a la apertura de un buen número de campos en España, muchos de ellos ligados o relacionados con hoteles. Si se habla de hoteles hay que mencionar lugares turísticos. Una cosa lleva a otra y así acabamos en Canarias, uno de los destinos preferidos y, dentro del archipiélago  vamos a fijarnos en Fuerteventura, donde brilla con luz propia el Be Live Villas Mirador de Lobos.

Cuando decimos que brilla no nos referimos únicamente a sus 4 estrellas o a las fantásticas villas privadas que forman el complejo -que tiene 92.000 metros cuadrados- y le dan nombre, sino a que puede presumir de tener un campo de golf propio. Un espléndido equipamiento que refuerza el atractivo de la estancia en esa localidad insular que es Corralejo y que constituye un oasis natural en todos los sentidos, ya que el sitio está en el Parque Natural de las Dunas.

Construido en 2008 y reformado en 2011, se halla en la c/Tarabilla, a 35 kilómetros del aeropuerto y 30 del puerto del Rosario, el hotel consiste en 150 villas individuales de lujo, con 200 metros cada una de espacio y vistas al océano Atlántico, concretamente al islote de Lobos. Merece la pena detenerse en ellas para describirlas. Construidas con materiales de primera (mármol, madera), tienen 2 dormitorios en suite, uno con cama de matrimonio y baño completo con bañera, más otro dormitorio de 2 camas individuales y aseo con ducha, las cunas son bajo petición. También las hay de 3 dormitorios, tipo dúplex para 6 personas y con vistas al campo de golf.

En total, 60 habitaciones con TV, DVD, salón comedor, cocina independiente totalmente equipada (nevera, microondas, lavadora, lavavajillas, cafetera) y un exterior en el que no faltan porche, terraza solárium y piscina privada. Resultan ideales para alojar familias o grupos de amigos que ni siquiera tendrán que preocuparse por la limpieza, pues hay servicio ad hoc (de hecho, la atención es personalizada), ni de perder contacto gracias a la conexión wi-fi gratuita o la cercanía de un centro comercial.

Descansar en los jardines o tomar el sol en las tumbonas pueden alternarse con hacer una barbacoa o practicar alguna de las actividades de los alrededores. Se alquilan coches (cada villa dispone de aparcamiento) con los que recorrer Fuerteventura o acercarse al mar para contratar un barco con patrón. Si se prefiere la tracción animal, hay rutas a caballo; y no faltan una escuela de buceo y otra de surf. Aunque seguramente muchos optarán por quedarse tranquilamente en la playa, que está muy cerca, a poco más de 10 minutos.

Para acabar volvamos al principio, valga la contradicción. La gran baza del Be Live Villas Mirador de Lobos es su campo de golf, de 9 hoyos y par 3, con todo tipo de servicios y adecuado a los diferentes niveles de juego, sean éstos amateur, inicial o avanzado. No tiene pérdida, las villas están distribuidas a su alrededor para facilitar el acceso.