El libro de autógrafos de los personajes Disney

Disneyland Paris autografos

Si bien en un viaje las compras normalmente suelen dejarse para el final, hay un recuerdo que a buen seguro querréis llevaros de vuestras vacaciones en Disneyland Paris y tendréis que comprar el primer día en el parque: el libro de autógrafos.

¿Lo sabíais? En los encuentros con los personajes, estos, además de posar para las fotos, firman autógrafos. Esto da lugar a verdaderas competiciones entre los pequeños (y los que ya no lo son tanto) y es una forma muy divertida de mantenerse siempre alerta para buscar a aquel personaje que nos falta y conseguir la mayor colección posible.

Aunque una firma puede ser plasmada en cualquier lugar, los autógrafos de los personajes Disney lucen mucho mejor en estos bonitos cuadernos de tapa acolchada y vivos colores que encontraréis en todas las tiendas de los parques y hoteles Disney. Hay decenas de diseños para que cada uno de tus hijos tenga un modelo diferente y evitar las discusiones acerca de su propiedad, pero si queréis hacerlos más personales aún, podéis decorar su interior con dibujos, pegatinas, brillantina y todo lo que se os ocurra. En las tiendas Disney encontraréis bolis, lápices de colores y muchos accesorios para dar rienda suelta a vuestra creatividad.

Una idea que queda realmente bonita es dejar, entre autógrafo y autógrafo, una página en blanco (por ejemplo, las que quedan en el lado izquierdo del libro, que siempre son más incómodas de firmar) para, una vez en vuestra casa, pegar en ella la foto del momento en que conseguísteis el autógrafo con un pequeño comentario que lo describa. ¡Así nunca lo olvidaréis!

Han pasado ya más de doce años desde que visité por última vez Disneyland Paris en compañía de mis padres y hermana, pero los libros de autógrafos siguen en una de las estanterías de mi casa, con aspecto reluciente, como si hubiesen sido comprados el día anterior.

Cuando los abro y veo las firmas de Mickey, la Sirenita o el Capitán Garfio (sí, ¡los malos también pueden ser muy amables!) entre dibujitos y anotaciones en forma de diario de ese viaje tan especial, no puedo evitar una sonrisa y desear que, cuando regrese a Disneyland Paris, mis hijos vivan con la misma ilusión que yo la magia del mundo Disney.