El Parque Nacional Chapada Diamantina en Brasil

Sin duda, este verano, Brasil será uno de los destinos estrella. Hoy nos acercamos al país del mundial de fútbol para descubrir uno más, que no uno cualquiera, de sus impresionantes paisajes naturales en mitad del estado de Bahía: El Parque Nacional Chapada Diamantina.

Esta vasta extensión de 152.000 hectáreas recibe este nombre por las minas de diamantes que antaño fueron allí explotadas. Hoy es, además, uno de los mayores lugares de conservación de la naturaleza del país, más allá de las regiones amazónicas.

Se encuentra en un altiplano cuyo relieve se compone de varias cadenas montañosas que dan lugar a varias formaciones: picos, ríos, cuevas, cascadas… nos permiten disfrutar plenamente de un turismo activo y de una naturaleza exuberante.

La Chapada Diamantina ofrece al visitante una gran variedad de rutas para practicar senderismo de varios niveles de dificultad. Todas ellas incluyen diversos paisajes y accidentes geográficaos, como las preciosas cascadas (cachoeira en brasileño) de Buraçao o Fumaça, la ruta hacia el Morro do Pai Inácio (de espléndidas vistas) y otras que en las que visitar sus grutas: destacan la de Torrinha y la de Lapa Doce o las cavernas inundadas de Pozo Azul o el Pozo Encantado, similares a los cenotes mexicanos. Otra opción es navegar por el  humedal de Marimbus entre hermosos nenúfares.

Para conocer el maravilloso paisaje natural de Chapada Diamantina, que se encuentra a unos 450 km de Salvador de Bahía, la mejor opción de alojamiento se encuentra en la ciudad de Lençois, principal en la región.

Artículos relacionados