El Pirineo Navarro por el Camino de Santiago

Llegar a Pamplona por el camino francés te asegura algunos de los mejores paisajes de Navarra

El recorrido francés del Camino de Santiago hasta Pamplona ofrece una ruta única por el Pirineo Navarro que comienza en la localidad francesa de San Jean de Piex de Port. Un paisaje de ensueño en territorio nacional que se puede hacer a pie, en bici o disfrutando de todas las comodidades de viajar en coche y en los alojamientos más confortables y exclusivos. Sea como sea, y para todos los gustos, hacemos un recorrido por las localidades más pintorescas del tramo y sus lugares más interesantes.

San Jean Pied de Port. Puente

San Jean Pied de Port. Foto: Flickr/ Gaël Chardon

El recorrido comienza en San Jean Pied de Port, una localidad francesa de un perceptible ambiente medieval ubicada en el valle de Baigorri. Su ciudadela del siglo XVII bien merece la subida por el camino para contemplar las vistas de la ciudad en mitad del valle. El río Nive atraviesa la localidad cargado de truchas, que podrás ver desde algunos de sus bellos puentes. Se puede aprovechar también para disfrutar de lo mejor de la gastronomía de la zona en algunos de sus restaurantes.

Burguete (Auritz)

Burguete. Foto: Flickr/ Esteban de Sousa

El camino continua tomando la carretera que va hasta la localidad de Valcarlos. La historia de este pueblo está íntimamente ligada a la historia de Carlomagno y Roldán, hasta su nombre y así es nombrada en el Cantar de Roldán. Descendiendo hacia Roncesvalles, punto principal del recorrido y en el Alto de Ibañeta, se encuentra el monolito a Roldán. La pieza está en un enclave en el que merece la pena parar, pues las vistas del Valle son espectaculares.

A pocos kilómetros, la acogedora localidad de Roncesvalles recibe a los viajeros. En este histórico escenario tuvo lugar la batalla del mismo nombre y la consiguiente derrota de Carlomagno. Su colegiata de estilo gótico francés lleva allí años viendo pasar a los peregrinos. En su oficina de información te dirán todo lo que puedes visitar –incluído el famoso ajedrez de Carlomagno-. Precisamente estos días se celebran en la localidad varios actos conmemorando la batalla. También se puede visitar el antiguo Hospital de Peregrinos y la tumba de Sancho VII el Fuerte.

Continuando bien por la N-135 si vas en coche, o por el camino alternativo si vas a pie, merece la pena parar en la localidad de Burguete (Auriz). De un Roldán a Hemingway, damos un salto en la historia. El escritor estadounidense creó un vínculo especial con la localidad, en la que se alojaba tras sus conocidas visitas a San Fermines. En Burguete hay estupendas opciones de alojamiento y hoteles, así como buenas opciones para disfrutar de la mejor gastronomía pirenaica y navarra.

Colegiata de Roncesvalles

Roncesvalles Foto: Flickr/ Esteban de Burguete. Foto: Flickr/ Esteban de Sousa

La última parada que destacamos antes de llegar a Pamplona es Espinal (Aurizberri). Su entorno también cautivó al Heminway, donde se dedicaba a la pesca de trucha. No dejes de parar en esta localidad para ver sus tumbas medievales, muchas de ellas con formas de runas celtas, de gran tradición en la zona desde el siglo V.

La carretera N-135 se cruza con la a la altura de Zubiri, otra para habitual para los peregrinos. De ahí, tan sólo queda llegar a Pamplona y disfrutar del final de esta ruta navarra por parte del camino de Santiago con todos los encantos de la capital navarra, que incluye su arquitectura, su historia, su gastronomía y sus gentes. Pero esto llegará con otro post…

C. González