Encuesta Holiday Inn sobre el uso familiar de hoteles en España y Portugal

Encuesta Holliday Inn uso familiar hoteles Espana Portugal

A pesar de la crisis económica y el efecto que ejerce sobre la gente a la hora de planificar sus vacaciones, parece que los hoteles no salen tan mal librados como cabía esperar. Al menos eso se puede deducir de los datos recopilados por la cadena Holiday Inn en una encuesta que ha realizado entre sus clientes de España y Portugal.

Unos datos que resultan especialmente curiosos en lo concerniente a las familias, un sector de los usuarios que cuida con mimo la cadena, máxime teniendo en cuenta que en sus establecimientos de ambos países ha puesto en marcha un programa dedicado a los niños en el que también son protagonistas durante la recepción y la marcha, con espacios para ellos y un libro de firmas y opiniones exclusivo.

El caso es que, contra lo que pudiera parecer, en los 3 últimos años un 95% de los turistas españoles ha viajado en familia y se aloja en hoteles, porcentaje que en Portugal es algo menor, un 88%. De forma habitual lo hace con sus hijos un 72%. La pregunta es ¿por qué un hotel si los tiempos invitan al ahorro? La respuesta parece estar fundamentalmente en la comodidad que supone escapar de las labores domésticas cotidianas, como limpiar, cocinar o hacer la compra.

Pero, sorprendentemente, también se valora el aspecto económico: ese tipo de alojamiento no resulta tan caro si se aprovechan, como así ocurre, las promociones familiares que ofertan estancia gratis para niños y otras por el estilo. Aunque en este apartado hay diferencias entre España y Portugal: en el país vecino la economía prima entre familias jóvenes, mientras que en el nuestro se valora más en un segmento de edad algo mayor.

Por supuesto, también hay un grupo que no se hospeda con sus hijos en hoteles; son aproximadamente 3 de cada 10 españoles y lo argumentan por el alto coste que les supondría, añadido a otros problemas como conseguir que acepten comidas nuevas o distribuirse en habitaciones diferentes. Probablemente también influirá el precio del viaje, aunque eso no entra en la encuesta.

Por último, resulta divertido analizar las costumbres de unos y otros al llegar a las habitaciones. El 63,6% afirma que lo primero es comprobar la limpieza y un 16% inspecciona el baño. Sin embargo, mientras los hombres corren a mirar el minibar y los niños optan por el televisor, las mujeres prefieren probar la cama y revisar las amenities del cuarto de baño. Está visto que hay cosas que no cambiarán nunca.