Escapada a Benidorm, la Manhattan del Mediterráneo

benidorm
Benidorm, como muchas otras localidades y ciudades en la costa española, son imanes para las vacaciones, el descanso y la diversión, además de contar con playas de excelente calidad. Ubicada en la llamada “Costa Blanca”, en el litoral levantino, Benidorm se distingue ante las demás por tener la particularidad de ser el destino español con más rascacielos, algo usualmente reservado a grandes capitales económicas. Benidorm tiene al menos 40 rascacielos, 27 de ellos con más de 100 metros de altura y 30 plantas, lo que la convierte en la Manhattan del Mediterráneo.

Hay varios miradores que te permitirán admirar su famoso skyline. La primera mediante una excursión en barco hacia la isla de Benidorm, también llamada “Isla de los Periodistas”. Los barcos que realizan el trayecto, apodados “golondrinas”, parten del puerto que se encuentra al lado del parque de Elche, en la playa de Poniente, que permite además de recorrer a tus anchas la mítica isla de Benidorm, ver con total tranquilidad la imponente silueta de los rascacielos.

Para ver la ciudad desde otra perspectiva, puedes subir hasta el Alto de la Cruz, uno de los puntos más privilegiados para las mejores vistas de Benidorm, así como un lugar para practicar senderismo. Ubicado en todo lo alto de la Sierra Helada, uno de los elementos geográficos que garantiza el agradable microclima que reina en Benidorm junto a el Tossal de la Cala, que frenan el viento de Levante y Poniente respectivamente. Allí se instaló hace ya más de medio siglo el monumento de la Cruz, al cual se puede acceder fácilmente en coche.

Es recomendable esperar hasta el atardecer, cuando la ciudad se ilumina, aunque las vistas son espectaculares tanto de día como de noche. Si hablamos de puntos de observación emblemáticos de Benidorm, no debemos pasar por alto su imagen más clásica: el Mirador de Benidorm. Ubicado entre las playas de Poniente y Levante, se accede a través del paseo marítimo hacia la parte antigua de Benidorm y de allí hasta la Plaza de Castell, donde se revelan unas vistas estupendas.

El Mirador aparecerá a tus pies, después de sortear unas empinadas escaleras que te llevarán a la plataforma de cinco lados, donde es posible pasarse un buen rato admirando el Mediterráneo, las playas y la característica bahía de Benidorm.

Si no puedes resistirte ante la tentación de hacer una escapada a Benidorm, entonces échale un vistazo a esta oferta de alojamiento, con la cual tendrás acceso a los mejores precios y la libertad de escoger el régimen que prefieras. ¡Ven a conocer este curioso rincón del Mediterráneo!