Estatuas para quedarse de piedra

Seguro que os ha pasado ir caminando y quedaros anonadados con alguna escultura u obra de arte con la que os habéis topado. Muchos artistas juegan a sorprender  a los trenseúntes y en ocasiones, no por la belleza de sus creaciones, si no más bien provocando otro tipo de sensaciones. Aquí no entraremos en el eterno debate de qué es arte y qué no. Símplemente, queremos que os divirtáis con algunas estatuas bizarras que podréis encontrar en vuestros viajes.
Halconviajes.com Estatuas

“Untitled 1986” Flickr/jamesturnbull

La Casa del tiburón

En la localidad de Headington, Oxford, encontramos  una de las más curiosas. No sólo por lo que representa si no porque desafía cualquier lógica. Se trata de “Untitled 1986” una escultura con forma de tiburón de casi 8 metros y 200 kg incrustado en el tejado de una vivienda adosada de Bill Heine, cuya intención era mostrar su desacuerdo con el armamento nuclear y las catástrofes que provoca. Encargó la escultura a John Buckley.

“Paparazzo”

Paparazzo, Bratislava. Flickr/ Marie Thérèse Hébert & Jean Robert Thibault

“Paparazzo” en Bratislava. Flickr/ Marie Thérèse Hébert & Jean Robert Thibault

Si caminando por Bratislava os sorprende una oscura figura al doblar la esquina, no temáis. Se trata de Paparazzo, una escultura de bronce que vigila con su objetivo, siempre dispuesto a inmortalizar el momento. Paradójicamente siempre es él el que acaba en las fotografías de todos los turistas. Lo podréis encontrar en la calle Laurinská, muy cerca de un bar.

Praga, ciudad de estatuas

El polémico artista David Cerny suele sorprender con cada una de sus obras. De entre todas ellas destacamos la fuente del Museo Franz Kafka. Se trata de dos figuras robóticas con forma humana que pueden miccionar mensajes en el agua, incluso escribir en el agua las frases que les mandas a través de un SMS. El mismo autor también firma la obra Hanging Statue, un hombre colgando de una barra sobresaliente en un edificio, que más de un susto ha dado a los paseantes.

Fuente de las Virtudes

No todas las estatuas sorprendentes o irreverentes son actuales. Ya en el siglo XVI hacían de las suyas los artistas y una buena muestra es la Fuente de las Virtudes, en la plaza de la ciudad bávara de Nuremberg. Tugendbrunnen fue construida en 1589, y está compuesta por siete virtudes (Humildad, Generosidad, Castidad, Paciencia, Templanza, Caridad y Diligencia) que sostienen a la figura representando la Justicia. El agua de esta fuente mana de sus pechos.

Una estatua al revés

Esta idea que parece tan sencilla, nos puede “traer de cabeza” a la hora de visitarla. Y es Tendríamos que irnos hasta las antípodas.  La Universidad de La Trobe de Melbourne, homenajea la figura de  Charles La Trobe, quien fuera teniente-gobernador de Australia en el siglo XIX, de una forma, digamos, un tanto peculiar.

Grifo Mágico Wikimedia Commons/ mijrp

Terminamos con un ejemplo que se encuentra en España. Más que sorprendente es esta creación de Philippe Gabriel Thill, ubicada en el parque temático Aqualand Bahía de Puerto de Santa María, Cádiz. Evidentemente esta ilusión óptiva tiene truco: en el interior del chorro va alojada una tubería que además sirve para conducir hacia arriba el agua que después sale por el grifo.

¿Si os habéis topado en algún viaje con una estatus sorprendente? estamos deseando ver vuestras fotos y ampliar nuestra lista de estatuas curiosas. 

Artículos relacionados