Excursión en lancha por Menorca

La pequeña isla de Menorca es una auténtica joya del Mediterráneo que cuenta con 200 kilómetros de costa virgen con playas de arena, impresionantes acantilados y aguas transparentes. La también llamada ‘isla blanca y azul’ esconde mil lugares secretos que sólo se pueden descubrir con una embarcación pequeña. Por ello, recorrer Menorca en motora es una de las actividades más exclusivas en la isla.

 

Fondear en las playas de arena fina, descansar en los chiringuitos de playa, practicar deportes náuticos o descubrir las formaciones cavernosas de sus acantilados. Éstas son sólo algunas de las actividades que ofrece alquilar una lancha o yate a motor en Menorca por un día. Además, ¡no es necesario disponer del título de patrón para la mayoría de ellas!

Cómo llegar a Menorca

Para comenzar unas vacaciones en Menorca es posible llegar a la isla en avión al aeropuerto de Mahón o en Ferry desde Valencia, Barcelona y el resto de las Islas Baleares. Además, desde Menorca se puede navegar en barco a su vecina Mallorca, a Ibiza y Formentera en menos de una jornada de viaje. Desde Mallorca a Menorca hay unas 7 horas de navegación en velero y sólo unas 2 o 3 horas en motora, lo que permite una escapada de un día a Menorca desde Mallorca. Para una ruta más larga es ideal alojarse una semana en velero y descubrir todas las calas secretas de las islas.

Las mejores calas de Menorca

Saliendo desde el puerto de la capital Mahón o alquilando una lancha en el puerto de Ciutadella, se pueden planear increíbles rutas en barco por la isla. El sur de Menorca se caracteriza por sus playas de arena blanca y por esconder numerosas cuevas en sus acantilados. En las cercanías de Ciutadella destaca la Cala Blanca y por los alrededores de Mahón la Cala Tortuga y Cala de Sa Torreta; sin embargo, si lo que buscas son auténticas playas vírgenes son recomendadas las siguientes:

La Cala Porter es una enorme piscina natural caracterizada por su arena blanca y aguas calmadas con una suave pendiente, perfecta para bañarse en un entorno natural con pinares. En esta cala se encuentra la famosa Cova D’en Xoroi, una cueva en un alto acantilado que alberga un bar con vistas espectaculares para ver los mejores atardeceres de la isla.

Otra excursión recomendada es visitar en barco las calas de Mitjana y Mitjaneta, situadas una al lado de la otra. Estas playas son perfectas para fondear con una lancha y disfrutar de su naturaleza virgen. Tampoco te pierdas las preciosas calas de Turqueta y Macarella, entre frondosos pinares y altos acantilados, mucho más accesibles desde el mar.

Descubre los lugares secretos de Menorca

Uno de los lugares de más difícil acceso desde tierra donde una lancha o yate de motor te llevará fácilmente es la Playa de Mongofre. Para acceder a la playa por tierra es necesario pedir un permiso especial para poder atravesar el Parque de la S’Albufera, ¡mientras que en barco se puede llegar directamente! La Isla de Colom se encuentra en las cercanías de este parque natural y cuenta con dos playas paradisíacas, la de los Tamarindos y el Arenal d’en Moro. Navegar hasta el islote y disfrutar de su naturaleza virgen es una experiencia única.

Otra excursión increíble es planear una ruta por las cuevas ocultas de los acantilados del sur de Menorca. Bucear o practicar snorkel en estas formaciones rocosas es una aventura que deja huella.

Qué ver en Menorca

La isla de Menorca es Patrimonio de la Humanidad desde 1993 gracias a su herencia histórica y rica biosfera natural. Combinar una excursión en barco con la visita turística a sus localidades es ideal para vivir unas vacaciones completas en la isla. La capital de Mahón y la antigua capital de la Ciutadella albergan los puertos más importantes de la isla y cuentan con una amplia oferta turística.

Entre los lugares históricos más destacados se encuentran el Santuario de la Virgen del Monte Toro, en pleno centro de la isla, y los yacimientos arqueológicos de Trepucó y Talatí. También merecen una visita la pirámide en Punta Nati y el molino de Dalt de Sant Lluis. Al tratarse de una isla muy pequeña es posible visitar todos estos rincones en pocos días.