Exploranter, un hotel sobre ruedas para recorrer Sudamérica

Exploranter hotel sobre ruedas recorrer Sudamerica

¿No se le había ocurrido la posibilidad de recorrer un país sin necesidad de tener que cambiar de hotel en cada ciudad visitada? ¿Dejar el equipaje siempre en la misma habitación y ni siquiera tener que tomar un transporte para trasladarse porque lo puede hacer en el propio alojamiento? Esa es la filosofía de los hoteles sobre ruedas, sólo que la mayoría de éstos suelen ser ferrocarriles que recorren rutas famosas por su historia o su paisaje. Pero resulta que también los hay por carretera.

Es el caso del Exploranter, mezcla de autocar y camión ideada por el empresario brasileño Flavio Melo para ofrecer a sus clientes una serie de itinerarios por América del Sur .tanto de playa como de montaña o urbanos- que duran entre 3 y 9 días por precios más que asequibles para lo que suele ser habitual.

Los países recorridos son Brasil, Argentina y Chile conociendo sus respectivas bellezas locales como Pantanal, San Francisco o Iguazú en el primer caso, la Patagonia, Bariloche, Mendoza o el Río de la Plata en el segundo y Puerto Natales o Atacama en el tercero, entre otros muchos fascinantes sitios más en lo que el propio negocio describe como lifestyle.

El Exporanter consiste en una cabina de camión Scania que sirve de unidad de tracción para dos remolques. El primero es como un autobús con 30 asientos de cuero (24 para huéspedes y el resto para el personal) y tiene el equipamiento habitual: TV, música, aire acondicionado, por ejemplo; incluso el techo es descapotable y se puede viajar arriba, sintiendo el viento en la cara. Lo novedoso es que también hay frigorífico, una cocina con chef y mobiliario para comer al aire libre previa parada en algún rincón agradable.

Ahora bien, más original aún resulta el segundo módulo, el destinado a pernoctar, donde están las 28 camas y 3 baños con duchas de agua caliente. Por dentro asemeja a un vagón de tren con las literas a cada lado de un pasillo central. Todas tienen ventana, así que fuera claustrofobia.

Es cierto que se sacrifica algo de intimidad, mas a cambio de vivir una aventura especial, distinta. Porque el propio lema de la empresa lo dice: «Más que viajes, experiencias».