Faro de Punta Nati, el mejor atardecer en Menorca

punta_nati
Uno de los sitios más especiales de Menorca es a la vez uno de los más agrestes. Hacia su costa noroeste, se halla uno de los puntos más privilegiados para disfrutar de los mejores atardeceres posibles de la isla. Se trata de Punta Nati y su famoso faro, uno de los puntos más visitados de Menorca, y uno que querrás apuntar para tus próximas vacaciones.

Esta parte de la isla se encuentra dentro del área de influencia de la Tramontana, nombre que se le da al fuerte viento que suele azotar las costas de las Islas Baleares y una parte de Cataluña, creando corrientes de aire que llegan a alcanzar hasta los 200 Km/h. La costa norte de Ciudadela en Menorca fue por mucho tiempo escenario de terribles naufragios debido a este fenómeno.

Uno de estos naufragios ocurrió en 1910, cuando un barco francés con 157 pasajeros se partió por la mitad y se vino a pique dejando un solo superviviente. Este accidente fue decisivo para la construcción de un faro en Punta Nati y así evitar futuros incidentes. Las obras comenzaron en 1912 y se inauguró en septiembre un año más tarde, lo que quiere decir que este faro ya ha cumplido sus primeros 100 años.

¿Pero qué hace tan especial este lugar? Se comenta que desde allí se ven los mejores atardeceres de Menorca. Sea cierto o no, la verdad es que mucha gente se acerca para averiguarlo. Dada la lejanía que existe a cualquier ciudad (se encuentra a 6 kilómetros de Ciudadela) la contaminación lumínica es prácticamente nula, lo que significa que es también un sitio ideal para ver las estrellas. Si te gusta el senderismo, el Camí de Cavalls pasa por el faro de Punta Nati, una ruta legendaria de Menorca.

Es común encontrarse infinidad de coches por la carretera que conduce al faro, en especial en verano, pero aún en la época estival conviene ir abrigado porque el fuerte viento en esta zona nunca deja de soplar. La tramontana ha conseguido que el paisaje sea desértico, pero observar la puesta de sol junto a los acantilados no tiene precio. El camino es estrecho y se encoge cada vez más al acercarse al faro. También es frecuentado por muchos ciclistas, así que una buena opción es aparcar el coche antes que este se haga difícil que pasen dos coches.

Esta excursión es una visita de carácter obligatorio en un viaje a Menorca, tanto si es un viaje en familia o una escapada con tu pareja. No hay plan más romántico que contemplar la puesta de sol con un mar infinito por delante.