Foro en Palma para debatir el nuevo reglamento del ruido en los aeropuertos

Hoy viernes 15 de junio tiene lugar en Palma un foro convocado por el Parlamento Europeo para debatir el nuevo Paquete Aeroportuario que introducirá modificaciones en la regulación del ruido en los aeropuertos.

Y es que si la contaminación acústica es un grave problema que afecta en mayor o menor medida a todos los ciudadanos, quienes verdaderamente sufren sus consecuencias son aquellas personas que habitan cerca de los aeropuertos, teniendo que convivir diariamente con los ruidos ocasionados por el despegue, aterrizaje y otras operaciones en tierra de las aeronaves.

Una nueva normativa

Por este motivo el Parlamento Europeo ha preparado un nuevo reglamento que vendría a sustituir al actual en vigor, de 2002, y que de ser aprobado el próximo mes de octubre deberá aplicarse a todas aquellas instalaciones aeroportuarias con más de 50.000 operaciones anuales.

De este modo los aeropuertos españoles afectados serían diez: Madrid – Barajas, Barcelona – El Prat, Palma, Gran Canaria, Málaga, Alicante, Valencia, Tenerife Norte y Sur e Ibiza, aunque podrían ascender a 14, según ha asegurado la Ministra de Fomento, Ana Pastor.

Entre las medidas que se contemplan en el nuevo Paquete Aeroportuario se encuentran propuestas sobre franjas horarias para las salidas y llegadas de los vuelos, niveles de ruido, mantenimiento en tierra y la supresión de los aviones que más ruido ocasionan.

Anaita, insatisfecha

La Asociación Nacional de Afectados por el Impacto de Tráfico Aéreo (Anaita) no se ha mostrado conforme con la aprobación del nuevo Paquete Aeroportuario, pues además de considerar insuficiente sus medidas sostiene que su aprobación situaría a la Comisión en un plano de poder superior al de los Estados y sus tribunales, eliminando la posibilidad de que estos puedan introducir sus propias normas e ir más allá en la eliminación del impacto medioambiental y del ruido en beneficio de los ciudadanos afectados.

Además, según Anaita, aunque el reglamento impone una regulación más severa del ruido, deja en manos del Estado la parte más importante de establecer los valores límite. Estando como están la mayoría de los aeropuertos controlados por AENA, se teme que estos niveles continúen fijandose en función de los objetivos económicos de cada infraestructura.

De este modo, Anaita (que también ha sido invitada al foro organizado hoy en Palma) reclama que los ciudadanos, como parte afectada, tengan la posibilidad de participar en la elaboración del nuevo reglamento y, más importante, de exigir que las medidas adoptadas se cumplan.