Frontierland, la tierra del riesgo de Disneyland Paris

616025_10151205884132871_662924467_o

Buenos días, forasteros. Bienvenidos al lejano Oeste estadounidense de principios de siglo XIX. ¿Listos para un duelo de verdad en un pueblo fantasma? Quizás derrotando al sheriff puedas conseguir todo el oro que quieras y más… ¿dispuestos a intentarlo?

En Frontierland no se está nunca a salvo. Está repleto de vaqueros y de indios, luchando constantemente para defender lo que es suyo. Además, entre irte de rodeo con un par de cowboys y buscar minas de oro a lo largo de las extensas mesetas del parque, siempre puedes darte una vuelta por las emocionantes atracciones que hay en el lugar. Para descansar, hay cinco restaurantes y tres tiendas.

La atracción más importante del lugar es Big Thunder Mountain: una frenética carrera a través de las galerías de las minas de oro que da forma a la mayor montaña rusa que jamás se haya visto a este lado del río. Pero no es todo: también se puede visitar el pueblo de Pocahontas, dar un paseo en crucero río abajo por el Mississippi en uno de los dos gloriosos barcos a palas del recinto, asaltar el campamento Cheyenne por sorpresa…

Si te gustan las emociones fuertes, siempre puedes intentar sobrevivir a Phantom Manor, la casa encantada del pueblo fantasma. ¿No te suena por su nombre? Phantom Manor era la mansión más majestuosa del parque Disneyland, pero algo terrible sucedió… y ahora, cada vez que las luces se apagan, 999 espíritus ocupan la casa esperando al visitante que se convierta en el huésped número mil.

¿Te atreves a intentarlo? Si la adrenalina te supera, siempre puedes descansar mirando recuerdos que llevarte a casa (¿figuritas de los fantasmas de Phantom Manor? ¿el colgante de Pocahontas? ¿quizá una foto ahogándote en el gran río?) o reponer fuerzas en cualquiera de los cinco enormes restaurantes rústicos de la zona. Recuerda que los niños vienen gratis, pero aún así tendréis que tomároslo con calma…