Halconboda nos cuenta la historia del traje de novia

La moda de vestirse de blanco

¿Os imagináis utilizar vuestro vestido de novia en muchas más ocasiones? Imaginad por un momento que os invitan a una fiesta y podéis lucir de nuevo ese traje tan significativo y al que tanto aprecio tenéis. Pues bien, aunque ahora suene a disparate, lo cierto es que antiguamente utilizaban los trajes de novia más allá del día de la boda.
 
Vestidos Novia, HalconBoda

Novia de principios del s.XX

Si tuviéramos que especificar cuándo comenzó “la moda” del traje de novia blanco,  tal y como concebimos en la actualidad podríamos decir que se remonta a 1558, cuando María Estuardo se casa de blanco con Francisco II.  La elección del color no fue para nada casual, ya que el color indentificaba al ducado de Guisa, estirpe de donde procede María.

Hasta entonces, los trajes que se utilizaban para casarse solían ser de colores, de materiales muy diversos y con adornos que dependían del gusto y de las directrices que marcaba la época.

Ya desde la Edad Media el rito del matrimonio tenía sus propias costumbres en cuanto a la vestimenta: la novia destacaba su condición de desposada, estrenando vestido y con una corona de flores rojas en la cabezay el cabello suelto.

Vestidos de Novia

Vestidos de novia en la Edad Media

En el siglo XV en Europa las modas las marcaron la Corte. En la zona de Borgoña, las novias tenían un estilo gótico, superponiendo dos vestidos, el del exterior con colores vivos junto con una faja ajustada al talle marcando las líneas verticales, sin olvidar el tocado en forma de cono y que termina en la punta con un pañuelo transparente colgando, (la imagen de la princesa de cuentos que todos tenemos en mente). Sin embargo, en Italia los vestidos que lucen las novias son más ligeros, con estampados flores y con un tocado trenzado con joyas y ligeros velos.

En el siglo XVI la moda la impone la corte española. Comienzan a marcarse las curvas a base de corpiños que quitan la respiración, los aros de alambre bajo las enaguas, el cuello “acordeón” ajustado, y todo el vestido terminado con una larga cola, todo para conseguir una postura estirada y casi altiva de la novia.

Poco a poco, con el paso de los años, los vestidos se van adornando más, ya no sólo con bordados, sino que se juegan con más colores, lazos, volantes, encajes…

Y llegó el romanticismo:

Vestidos de novia

HalconBoda_Vestido_Reina_Victoria

Fue en 1840 cuando la Reina Victoria destacó el blanco y el estilo romántico en su ceremonia.  El blanco comenzó a tener ese significado actual: pureza, virginidad, gloria, paz, inmortalidad… Sin duda, fue toda una tendencia en la época que ha perdurado hasta nuestros días, aunque ahora el blanco deriva en muchas más tonalidades que van desde el blanco perla, blanco roto, marfil, beige, etc.

En el siglo XIX impera lo práctico frente a la ostentosidad. Es por eso que el traje de novia casi es un vestido  más de diario, con adornos que lo enriquecen, eso sí, comienzan darle un uso a las perlas como joya de ceremonia.

El siglo XX trajo un nuevo color; el negro, vinculado a la austeridad. Eso sí, el blanco también fue usado, y dependiendo de la época cambiaba el largo. En los felices años 20 se acortaron las faldas, en los treinta se llevó el traje sastre, y en los cincuenta se volvió a explotar la gran feminidad.

La moda en los vestidos de novia se va ajustando hasta llegar al estilo ecléctico de nuestros días. Seguro que a la mayoría de mujeres le encantaría volverse a poner su vestido y no tenerlo guardado en el armario como un recuerdo, y como ya sabéis, en Halconboda os ayudarán a encontrar todo lo que necesitáis para vuestro gran día.

trajes de novia

HalconBoda_Novissima

Artículos relacionados